Periodismo independiente para la promoción de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz.

 

 


Publicado el 12 de marzo de 2014

Barrancabermeja Basurero Regional: ¿Chantaje de la CAS?


La directora de esa entidad, insiste en mantener la licencia otorgada a particulares para la apertura de un basurero cerca de una fuente hídrica y no entrega permiso para que el actual relleno sanitario de la ciudad siga en funcionamiento.

La directora de la CAS, Flor María Rangel Guerrero insistió ante la comunidad de Barrancabermeja que el proyecto para construir un basurero en esa jurisdicción municipal sigue en pie, pese a que la contaminación que la recolección de desperdicios perjudicaría la salud de los barranqueños.

Mientras funcionarios del municipio señalaron irregularidades en la documentación con la que se otorgó la licencia para la construcción del llamado ‘relleno sanitario regional’, ubicado a solo 20 minutos del casco urbano de Barrancabermeja, la CAS insiste en mantenerse en su posición de no suspender la licencia.

Según Rangel Guerrero, “la empresa que solicitó la licencia cumplió a cabalidad con los requisitos de ley y por eso se sometió a consideración, se llevó al Consejo Directivo la sustracción, cumplieron y se otorgó la licencia”.

Parece que importa más, para la Directora de la CAS, la documentación en regla presentada, que los daños que podría causar a los barranqueños y el medio ambiente del municipio su aprobación de la licencia, lo que deja un tufillo de que existen fuerzas poderosas que la han llevado a cometer ese exabrupto en contra de Barrancabermeja”, dijeron voceros comunitarios que asistieron a una audiencia pública concretada por la CAS para escuchar a los afectados.  

VIOLACIÓN DE NORMAS

Para Aldemar Rueda Navarro, Secretario de la Oficina Asesora de Planeación Municipal, el uso de suelo que se aprobó en el sector denominado Anchicayá, donde se conetruye el botadero particular de basuras, corresponde a la cartografía vigente en el Plan de Ordenamiento Territorial. 

Según la norma, en cada Administración se deben actualizar el Pgris. Este gobierno complementó un estudio del Pgirs y se conocieron unas áreas concertadas que iban a ser incluidas en el Plan de Ordenamiento Territorial, pero ésta revisión no fue aprobada por lo que no está vigente. Esto quiere decir que el Pgirs aún no está actualizado”, dijo Rueda Navarro por lo que se puede colegir que, tanto la CAS como la empresa favorecida con el permiso, actuaron con violación a normas ambientales, pero parece que para la CAS esto no es óbice de ninguna naturaleza. 

Por su parte, el Secretario de Medio Ambiente del municipio, Heyner Mancera Rincón, hizo otra denuncia para ser investigada. Dijo que “Hay una distorsión de la empresa que solicita el uso del suelo. En la solicitud se afirma que será agropecuario y por ningún lado aparece que será un relleno sanitario. Además, en el momento en que se aprobó la licencia no había un Pgirs (Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos) vigente y la entidad que tramita la licencia no está debidamente conformada como una empresa de servicios públicos”. De ser esto cierto, hubo un engaño por parte de la empresa favorecida por la CAS, hecho que podría ser investigado al tenor del código Penal, mientras que la CAS pudo haber cometido una irregularidad si se tiene en cuenta lo ordenado por el Código Único Disciplinario.

Con los argumentos de los Secretarios de Planeación y medio Ambiente, el municipio de Barrancabermeja solicitó la revocatoria de la licencia ambiental en enero de este año, sin embargo la CAS no ha dado respuesta.

VIOLACIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Aparte de las normas jurídicas y legales que puedan ser violadas con la entrega de la licencia ambiental de la CAS para un particular, está la flagrante violación de los derechos humanos de la comunidad que reside en el lugar donde se proyecta el basurero regional.

Lo que queremos es que la CAS no apruebe la licencia. Perjudicaría nuestros cuerpos de agua y nadie de la comunidad está de acuerdo en la construcción de un relleno sanitario tan cerca de las fincas”, reclama las comunidades que habitan el lugar que será convertido en basurero por la CAS, que han informado que gestionan “un apoyo de organizaciones de Derechos Humanos”. 


Entre esas comunidades no fue socializado el proyecto del basurero, por lo que están a la expectativa de los daños que les pueda causan la contaminación ambiental que va a producir la recepción de basuras en el sitio. Esta denuncia también ha sido expuesta en reiteradas oportunidades, incluso la Procuraduría Agraria la confirmó en su concepto donde solicita que se reverse la licencia otorgada por la CAS para el basurero particular, concepto que no ha sido tenido en cuenta por la llamada autoridad ambiental de Santander.  

¿ES ESTO UN CHANTAJE?

Para varios de los participantes a la audiencia pública, que dialogaron con periodicoportada.com, ante el rechazo de la comunidad de Barrancabermeja para que se construya un botadero de basura en sitio no apto para ello, la directora de la CAS responde con su negativa para ampliar el plazo a la vida útil del actual relleno sanitario municipal, tal como lo solicitó en esa reunión, el Secretario de Medio Ambiente del municipio. Heiner Mancera pidió que el plazo se ampliara a seis meses. 

Flor María Rangel Guerrero, la directora de la Corporación Autónoma Regional, de Santander (CAS) afianza su palabra de no aprobar la prórroga solicitada, con base en visitas  que en meses pasados hicieran funcionarios de esa Corporación a la celda que hoy es utilizada para el depósito de los residuos que se recogen en la ciudad.

Sería irresponsable de mi parte si en las condiciones actuales, con el conocimiento técnico que tengo en la materia, ampliara la vida útil de un relleno como el que se está presentando en Barrancabermeja. Es evidente que está ubicado a un kilómetro de la Ciénaga San Silvestre, que es la fuente que está surtiendo a los barranqueños de agua potable”, dijo la funcionaria al mencionar que se ha evidenciado incumplimiento de los operadores del lugar en cuanto a un Plan de Mejoramiento, sin embargo se le olvida a la directora de la CAS -que depende del gobierno de Santander-, que el relleno que apoya con su Resolución, está a solo 700 metros en línea recta de la quebrada El Zarzal lo que se convierte, por efectos de contaminación de lixiviados, en una amenaza para la salud de los barranqueños que consumen el agua del acueducto que recibe el líquido de la ciénaga Miramar de donde es afluente dicha quebrada.

DECISIÓN DE LA CAS, EN CONTRA DE LA COMUNIDAD

La posición de la directora de esa Corporación de no aprobar una ampliación de la vida útil de la celda que hoy recibe los desechos de la ciudad, provocará un incremento en las tarifas del servicio, por cuanto las basuras tendrán que ser trasladas a sitios alejados de la ciudad, lo que representa incremento económico por su transporte. Esto afectará la economía de los usuarios del servicio que tendrán que desembolsar una mayor suma de dinero por la prestación del mismo.

Liliana Forero gerente de REDIBA, la empresa encargada de la recolección de basuras en Barrancabermeja, anunció que si se presenta un cierre del relleno “el plan de contingencia sería enviar las basuras a un sitio cercano con licencia, que para el caso de Barrancabermeja sería el municipio de Aguachica”, lo que encarecerá los costos del servicio a la comunidad usuaria. 

La segunda opción, según Forero, es solicitar la licencia para un nuevo sitio de disposición.  “Aprovechando la entrega de licencia para abrir botaderos de basuras en sitios no adecuados”, según voceros comunitarios de la ciudad, REDIBA solicitó que se otorgue licencia para montar otros botadero de basuras en el sitio Anchicayá, cercano al terreno licenciado por la CAS, sin embargo esta entidad en comienzo negó la licencia con el argumento de que el terreno está dentro del Distrito de Manejo Integrado de la Ciénaga San Silvestre (¿?).

La posición de la directora de la CAS de insistir en la apertura de un botadero particular de basuras y la afectación económica y social que representa su negativa para ampliar el plazo a la celda que hoy recibe los desechos lo que obligará a llevar la basura a otro municipio, más el rechazo de la misma CAS de entregarle a REDIBA una licencia para utilizar terrenos cercanos a uno ya aprobado, no es de buen recibo por voceros sociales de Barrancabermeja que ya piensan que en todo esto hay alguien superior a la directora que le impide tomar las determinaciones adecuadas o, esas negativas son un compromiso de la funcionaria para abrirle paso a la conversión de Barrancabermeja como el basurero regional de Santander y departamentos aledaños, pese a que su comportamiento la puede llevar a enfrentar a la justicia.

REACCIONES

Voceros de la comunidad de Barrancabermeja han insistido en rechazar la medida autoritaria del gobierno de Santander y la Corporación Autónoma Regional de Santander -CAS-, impuesta a través de la Resolución 0855 de 2013, que otorga la licencia a la Sociedad Futuro RSTI SAS E.S.P. para la apertura del llamado 'relleno sanitario regional', que solo beneficia a un grupo político y empresarial conformado por empresarios de la ciudad y de otras regiones del departamento de Santander. (Ver documento1) - (Ver documento2).

Según observadores de la situación, “la CAS tiene la firme intención de imponer el proyecto en terrenos del municipio para que la Sociedad Futuro RSTI SAS E.S.P. se encargue del negocio que es muy lucrativo, en detrimento de nuestra ciénaga San Silvestre”

La CAS, en apoyo al grupo empresarial al que le entregó una Licencia Ambiental para utilizar un terreno dentro de la jurisdicción de Barrancabermeja como ‘basurero regional’, busca que los desperdicios de 19 municipios que hoy utilizan el botadero El Carrasco de Bucaramanga, sean echados en Barrancabermeja, lo que abre la posibilidad de que otros municipios de los departamentos de Antioquia, Bolívar, Cesar e incluso Norte de Santander, lleven sus desechos al nuevo basurero, con lo que no le presta atención a un concepto del Procurador Judicial Agrario de la Procuraduría Judicial Agraria de Santander, que indicó que era contraproducente la instalación de dicho botadero. (Ver Mpios santandereanos).

Con la organización de la llamada Audiencia Pública “de carácter ambiental” del proyecto “CONSTRUCCIÓN Y OPERACIÓN DE UN RELLENO SANITARIO REGIONAL PARA EL MUNICIPIO DE BARRANCABERMEJA Y SUS ZONAS ALEDAÑAS”, y pese a la solicitud de la Procuraduría de suspender la resolución que otorga la Licencia al botadero de basuras, la CAS mantiene su posición de convertir a Barrancabermeja en el "Patio Trasero de Santander", al aprobar un terreno ubicado a 20 kilómetros del casco urbano de Barrancabermeja y “pretende con esa audiencia pública, que la comunidad avale su interés, por encima de los intereses y la salud de los barranqueños” han dicho voceros ciudadanos que no están de acuerdo con la instalación del basurero en jurisdicción del municipio.

La CAS entregó el año pasado una autorización para convertir un globo de terreno, ubicado a 700 metros lineales de la ciénaga El Zarzal en basurero regional, tal como indica la Resolución 0855 de 2013. La autorización fue entregada a la Sociedad Futuro RSTI SAS E.S.P., cuya representante legal es la ingeniera Janeth Chávez Avendaño, esposa del exconcejal de la antigua Convergencia Ciudadana en Barrancabermeja, Daniel Patiño Mancilla, quien junto con dirigentes políticos departamentales, están detrás de la absurda iniciativa. La autorización a la familia Patiño-Chávez y otras personas y firmas que hacen parte de la Sociedad para explotar las basuras regionales en Barrancabermeja, iría hasta el año 2045, sin importar la contaminación al agua que consumen los  barranqueños, que conlleva instalar el basurero en cercanías de una de las afluentes de la Ciénaga San Silvestre, que entrega sus aguas al acueducto local. La ciénaga San Silvestre, es una de las reservas de agua que tienen los barranqueños hacia el futuro.

LICENCIA A MOTUO PROPIO

Para la Procuraduría Judicial Agraria, la Resolución 0855 de 2013 debe revocarse por cuanto violenta la salud de la comunidad residente en Barrancabermeja y además, dicha licencia fue entregada en forma inconsulta por la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) donde el gobernador Richard Aguilar Villa es el presidente de la Junta Directiva. La CAS no socializó ni sensibilizó el proyecto y de paso no motivó la participación ciudadana, con lo que desconoció el derecho que tiene la sociedad organizada de conocer las iniciativas oficiales y pronunciarse sobre el particular.

La participación comunitaria juega un papel importante en cualquier proceso o proyecto; se considera que para las comunidades, las ciénagas y quebradas (en este caso San Silvestre y Zarzal) tienen un gran valor social y económico, porque sus recursos naturales, son esenciales para la subsistencia, la seguridad y el patrimonio cultural, por tanto son las llamadas a tener un papel protagónico y fundamental frente al cuidado y protección de las ciénagas.

Hay que recordar que el día cuando el gobernador Richard Aguilar hizo el anuncio del nuevo basurero a través de su twitter, indicó que "en este terreno se dispondrían las basuras del Área Metropolitana, ante la emergencia sanitaria que atraviesa Bucaramanga y en Barrancabermeja".

AFECTACIÓN AL SER HUMANO Y ESPECIES NATIVAS

Los humedales del Magdalena Medio (que incluye la ciénaga San Silvestre y sus afluentes) han sido y están siendo sometidos a múltiples modificaciones naturales y antropogénicas que en su gran mayoría constituyen efectos severos y negativos debido a que son ecosistemas altamente frágiles y muy sensibles a la contaminación (lo que ocurriría con el basurero regional) y por ende a la eutroficación, lo cual los hace fácilmente alterables y de difícil mitigación de estos impactos negativos”, según estudios técnicos realizados en la región”, señala el estudio que sobre MANEJO INTEGRAL DE CIÉNAGAS Y RESTAURACIÓN DE LA OFERTA ICTIOLÓGICA EN EL MAGDALENA MEDIO, adelantaron entidades oficiales.

La instalación de un basurero a solo 700 metros lineales de la quebrada El Zarzal, que contaminará sus aguas y las de la ciénaga San Silvestre, atentará contra la producción ictiológica, afectará a la comunidad de pescadores que devengan su sustento diario y la de sus familias de lo que pescan en la ciénaga San Silvestre y su principal afluente y además, los lixiviados que brotan de las basuras en descomposición afectarán a 59 especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces en esas ‘fábricas’ de agua dulce. Además, los residuos de las basuras aumentarán la ya alta sedimentación y contaminación de la ciénaga San Silvestre, que de paso afectará también a la ciénaga El Llanito.

La Ciénaga San Silvestre, es de gran interés para el municipio de Barrancabermeja, porque en la desembocadura al caño San Silvestre se construyó una represa para regular el nivel de agua en el verano; porque desde allí se suministra el líquido que abastece las plantas de tratamiento de agua potable para la ciudad (Acueducto), al área industrial como al Complejo Industrial de ECOPETROL y  la planta de Fertilizantes Colombianos FERTICOL”, dice el estudio sobre MANEJO INTEGRAL DE CIÉNAGAS Y RESTAURACIÓN DE LA OFERTA ICTIOLÓGICA EN EL MAGDALENA MEDIO.

DEMANDA EN CURSO

El abogado Cristhian Javier Gutiérrez Martínez tiene demandada, desde el jueves 7 de noviembre del año pasado ante la Procuraduría Segunda Delegada para la Vigilancia Administrativa, la Resolución 0855 de 2013 “que autorizó la creación de un relleno sanitario cerca de la zona de reserva hídrica de especial protección de la ciénaga San Silvestre que alimenta al municipio de Barrancabermeja, sin realizar los estudios técnicos suficientes y apropiados”. La queja está radicada con el número SIAF 383999 en el Ministerio Público que aún no se ha pronunciado. (Ver queja)

Según el MANEJO INTEGRAL DE CIÉNAGAS Y RESTAURACIÓN DE LA OFERTA ICTIOLÓGICA EN EL MAGDALENA MEDIO, financiado por la Gobernación de Santander, CORMAGADALENA, ECOPETROL,  Alcaldías Municipios de Barrancabermeja, Sabana de Torres, Puerto Wilches, Puerto Parra y el Instituto Universitario de la Paz UNIPAZ, “uno de los principales factores de riesgo, es la ignorancia que aún hoy en día existe sobre la importancia de sus valores, atributos y funciones. Como resultado, estos ecosistemas presentan fuertes procesos de deterioro por diversos factores como agricultura intensiva, urbanización, contaminación y otras formas de intervención en el sistema ecológico e hidrológico. Así mismo, la falta de una planificación adecuada y la utilización de técnicas inapropiadas de manejo han repercutido también en la afectación a estos sistemas”.

Este proyecto se realizó en las ciénagas de Opón, San Silvestre, El Llanito, Chucurí, Paredes, con sus respectivos afluentes, en los Municipios de Barrancabermeja, Puerto Parra, Puerto Wilches, Sabana de Torres en el Departamentos de Santander.

Sobre el Basurero de la CAS en Barrancabermeja

LEA TAMBIÉN:

¿Quién dice la verdad sobre el "relleno sanitario" de Barrancabermeja?

La CAS quiere convertir a Barrancabermeja en el "patio trasero de Santander y otros departamentos


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.