Publicado el 01 de agosto de 2014

Luego de autorizar contaminación de fuente
hídrica, la CAS reversa medida

La Corporación Autónoma de Santander encargada de la preservación ambiental en el departamento de Santander, autorizó a una empresa palmera en Sabana de Torres,
a verter aguas contaminadas a una quebrada turística. Ante presión comunitaria
y de los medios, suspendió su autorización y exigió el cumplimiento de un Plan
Ambiental. Hoy la situación está corregida.

La Corporación Autónoma de Santander encargada de la preservación ambiental en el departamento de Santander, autorizó a una empresa palmera en Sabana de Torres, a verter aguas contaminadas a una quebrada turística. Ante presión comunitaria y de los medios, suspendió su autorización. Hoy la situación está corregida.

La CAS, cuya misión es “administrar los recursos naturales renovables y el ambiente” en los 35 municipios donde tiene jurisdicción, reversó un año después, el permiso entregado por cinco años, (mediante la Resolución DGL 0239 de Abril de 2013) a la empresa procesadora de Aceite Oro Rojo Limitada para echar sobre la quebrada La Gómez, las aguas residuales industriales generadas en la planta de procesamiento de aceite de la palma africana, que explota esa empresa en jurisdicción del municipio Sabana de Torres.

La decisión que Auto 0133-14 del pasado 5 de marzo, fue tomada “teniendo en cuenta las denuncias recibidas por parte de la comunidad de Sabana de Torres a través del Cabildo
Verde” y de una queja interpuesta por el Alcalde del municipio, donde informaban “a cerca de una presunta contaminación por los vertimientos generados en la empresa procesadora de Aceite Oro Rolo Limitada”.

Ante la presión ejercida, la CAS ordenó una inspección ocular a la empresa comprometida con la contaminación de la quebrada La Gómez, donde se ejecutó una toma de muestras de las aguas enviadas al espejo de agua, las que arrojaron la confirmación que dicha empresa con sus aguas residuales (grandes cantidades de natas de aceites y lodo caracterizado por su alta viscosidad y turbiedad) contaminaba la quebrada que es uno de los atractivos turísticos de la región del Magdalena Medio.

Esas “aguas lodosas” se producían y así se vertían a la quebrada, debido a que la empresa “no ha realizado actividades que mitiguen el impacto ambiental negativo, ni efectuó oportunamente el respectivo reporte de la contingencia a la autoridad ambiental”, según la CAS.

En su visita, los funcionarios de la CAS observaron que las “aguas lodosas” eran vertidas al caño 41 que conduce  hasta la quebrada La Gómez “fuente hídrica que ha sido afectada con la anomalía presentada en el sistema de tratamiento de aguas residuales industriales de la empresa Oro Rojo Limitada”.

Pese a que la empresa Aceite Oro Rojo, cuenta con una planta procesadora, un biodigestor, cajas y piscinas receptoras y un sistema de recirculación de las aguas residuales, carece de un Plan Estratégico  para el manejo y tratamiento de las aguas residuales, por lo que estas eran lanzadas sin ningún tratamiento al lecho del caño 41, un afluente de la quebrada La Gómez.

La manera irresponsable con la que la empresa Aceite Oro Tojo lanzaba sus desechos hacía las fuentes hídricas del municipio Sabana de Torres, colocaba en riesgo el ambiente sano de los habitantes que se surten de la quebrada La Gómez aguas abajo del punto de vertimiento de la empresa y de igual manera arriesgaba los suelos de los predios vecinos que recibían esas aguas contaminadas.

INTERVENCIÓN

Ante tanta evidencia recogida en el sitio donde se presentaba la contaminación, la Corporación Autónoma de Santander -CAS-, determinó “imponer a la empresa Oro Rojo Ltda con Nit 900271428-5, representada legalmente por su Gerente, medida preventiva consistente en la suspensión inmediata de todas las actividades de vertimiento sobre el caño 41, otorgadas mediante la Resolución DGL No. 239 de abril 3 de 2013”.

La medida preventiva impuesta, “es de ejecución inmediata, tiene carácter preventivo y transitorio, surte efectos inmediatos y se aplica sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar”, según lo expresa la CAS en el Auto 0133 de 2014.

La misma empresa presentaba otras deficiencias que provocaban contaminación ambiental como el lanzamiento (sin ninguna medida de control) de sus residuos sólidos, como el raquis, la ceniza y los lodos secos, procedente del sistema de tratamiento del fruto de palma y su procesamiento, en las plantaciones de la región; eso se debe a que esa empresa no tiene un plan de manejo adecuado, por lo que la única salida es lanzar dichos residuos.

Esta empresa procesadora de Aceite Oro Rojo Limitada, fue impulsada por el abogado vallecaucano Rubén Darío Lizarralde Montoya (hoy Ministro de Agricultura), cuando era el presidente de FEDEPALMA y representante legal de la procesadora de aceite.

NUEVA AUTORIZACIÓN

Luego de varios meses de una investigación administrativa adelantas por la CAS y de labores adelantadas por la empresa Oro Rojo, para optimizar la refinación del aceite de palma, con el fin de no afectar a la población y medioambiente del sector donde está ubicada, la Corporación ambiental de Santander determinó autorizar a dicha empresa, la implementación (por un término de tres meses, bajo ciertos parámetros exigidos) de un ferti-riego en el predio El Horizonte, como medida de contingencia contemplada en el Plan de Gestión de Riesgo del vertimiento establecido por la empresa,

El ferti-riesgo es un sector delimitado para depositar el lodo resultante de la labor de descontaminación que hacen la planta procesadora y el biodigestor a las aguas residuales del proceso de refinación del aceite de palma.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.