Periodismo independiente para la promoción de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz.

 

Publicado el 06 de junio de 2017
PORTADA-FM
   


LA RADIO ONLINE QUE MÁS CRECE EN AUDIENCIA
¡Explosión Radial en la Internet...!

Escuche los sábados, desde las 9 am,
nuestra franja informativa:
- MPM-NOTICIAS (Resumen noticioso)
- EL BULLERENGUE (La noticia comentada)
- CONTROVERSIAL (Entrevistas, reportajes, polémicas
sobre temas de actualidad)

Contubernio corrupto en el Terminal de Transportes de Bucaramanga

El gobierno municipal y transportadores, eligieron un nuevo gerente que no reúne requisitos para el cargo, con clara violación al Manual de Responsabilidades del Terminal. La elección será demandada.

De acuerdo con normas establecidas por el Ministerio de Transportes, el Terminal de Transportes de Bucaramanga hace parte en el grupo de primera categoría, por estar ubicado en una ciudad con número superior a 500.001 habitantes; por tener un movimiento de pasajeros mayor o igual a 4.500.000 anuales; por contar con un número de despachos anuales mayor o igual a 700.000 y, porque atiende un número de empresas superior o igual a 40.

Pero por ser de primera categoría, el Terminal de Transportes de Bucaramanga no está exento de problemas laborales, administrativos y hasta de índole personal entre sus directivos como ahora ocurre.

Primero fue la contratación de la auditora externa con la firma Baker Tilly Ltda., realizada por Gabriel Vásquez Tristancho, aportante con la suma de $5’000.000, a la campaña del Ingeniero Rodolfo Hernández Suárez; esta firma, fue la encargada de investigar el comportamiento del pasado gerente del Terminal, Wilson Manuel Mora Cadena, quien no salió bien librado, de acuerdo con el Acta 48 de la Asamblea General de Accionistas, cumplida el 24 de marzo del año en curso, según en su momento informó el periódico Vanguardia Liberal.

La misma firma Baker Tilly Ltda, representada por Gabriel Vásquez Tristancho uno de los aportantes a la campaña eleccionaria de Rodolfo Hernández a la alcaldía, fue designada como Revisor Fiscal en propiedad, de acuerdo con el Acta 48 fechada el 24 de marzo del año en curso, registrada en la Cámara de Comercio. (Ver documento Cámara de Comercio)

Luego fue la escogencia de quien hoy funge como Gerente del Terminal, William Emiro Ardila Ardila, quien pese a haber estado durante más de 25 años al servicio del Terminal en posiciones distintas, no cumple con los requisitos exigidos para ser elevado al cargo que hoy ocupa, según lo han manifestado abogados litigantes.

¿QUÉ HA OCURRIDO?

Todo comienza cuando llega como alcalde electo, Rodolfo Hernández Suárez a administrar los destinos gubernamentales del municipio de Bucaramanga. Desde su llegada inició un enfrentamiento encarnizado con los concejales del partido liberal, del que hace parte el entonces gerente del Terminal, Wilson Mora Cadena.

Hernández Suárez ‘envistió a todo lo que se vistiera de rojo’ para recriminarlo de corrupto. De las ‘envestidas’ no se salvó el gerente del Terminal y a la vez concejal liberal de Bucaramanga, quien fue cuestionado con dureza por el alcalde ante los medios de comunicación, hasta el punto en que Wilson Mora no soportó más y determinó darle poder a la abogada Laura Victoria Bernal Sánchez, para que a su nombre instaurara una demanda ordinaria laboral de primera instancia por Acoso Laboral Ley 1010 del 2006, que fue radicada en comienzo en el Juzgado Sexto Laboral del Circuito de Bucaramanga, bajo el radicado Nº 68001310500620170006400, proceso contra la Terminal de Transportes de Bucaramanga S.A., donde es presidente de la Junta Directiva el alcalde Rodolfo Hernández; la demanda fue rechazada por falta de competencia, luego fue remitida a la Procuraduría General de la Nación. Hoy, dicha demanda se encuentra en el Comité de Convivencia Laboral de la alcaldía local, luego que Hernández Suárez no acudiera a una demanda similar formulada por Mora Cadena ante el Ministerio del Trabajo.

Sin embargo, el alcalde no se amilanó e inició una cruzada para ‘desbancar’ al concejal Mora Cadena del cargo de gerente del Terminal de Transportes, hasta el punto en que la Junta Directiva de la entidad, en reunión extraordinaria cumplida el viernes 17 de febrero, destituyó a Wilson Mora como gerente y encargó a William Emiro Ardila Ardila al Jefe de Seguridad del Terminal en la administración del destituido, el mismo que luego fue elegido en propiedad.

Por el hecho de haber sido cercano en materia laboral como Mora, Ardila Ardila es considerado por algunos observadores, como de la corriente del concejal liberal, sin embargo, el nuevo gerente cuenta con la confianza del alcalde archirrival del pasado gerente.

Para llegar al cargo que hoy ostenta, William Emiro Ardila Ardila debió superar en comienzo, a 38 aspirantes al cargo, cuyas hojas de vida fueron analizadas por la Asamblea de Accionistas, pese a que el alcalde, como presidente de junta, quería implementar la contratación de una firma ‘cazatalentos’. Para ello el mandatario bumangués anunció en los medios locales la implementación de estategbias para acabar con la politiquerría y la corrupción en el Terminal de Transportes de Bucaramanga. (Escuchar audio del alcalde)

Para que su inicaitiva fuera posible, el alcalde Rodolfo Hernández sugirió ante la gerencia encargada del Terminal, a las empresas Aristos, Johana Collins y Head Hunter Internacional para que alguna de ellas realizase el proceso de selección y brindar transparencia en el mismo, sin embargo, los transportadores que integran la junta directiva se opusieron a ese sistema de selección, pues en ese momento consideraban que la prioridad era que fuese una persona vinculada al transporte. (Ver Oficio)

El objetivo del alcalde al insinuar una firma ‘cazatalentos’, era que primaran los méritos y no las influencias. Sin embargo, se impusieron las influencias y las amistades sobre la meritocracia, pues, de acuerdo con el Manual de Responsabilidades de la empresa, el perfil para ocupar el puesto debe ser el de un profesional especializado, con una experiencia de cinco años en cargos administrativos y formación en legislación laboral, comercial y tributaria. Asimismo, contar con conocimientos en normas y leyes del Ministerio de Transporte. (Leer Manual de Responsabilidades).

Sin embargo, la Junta Directiva de la Sociedad Terminal de Transportes de Bucaramanga S.A., -de la que hace parte el alcalde Rodolfo Hernández- en su convocatoria, dejó de lado la obligación para los aspirantes, de ser un profesional especializado, tal como lo ordena el Manual de Responsabilidades. (Ver convocatoria).

Con su decisión las mayorías, de la que hicieron parte los dos votos del Municipio de Bucaramanga, y las empresas Terpel y Lusitania, determinaron que los aspirantes ya no debían tener como exigencia una especialización, como dice el Manual de Responsabilidades. Con esa prerrogativa y tras un proceso de revisión, preseleccionaron 11 aspirantes, algunos de los cuales acudieron a una entrevista. Luego de un cara a cara con un ‘jurado-transportador’, fueron escogidos 4: William Emiro Ardila Ardila, actual gerente encargado de la entidad; Jaime de la Cruz Martínez Vergara, exgerente de la empresa Copetrán; Fernando Castellanos Bueno, exdirector de Tránsito de Floridablanca, director del Fondo de Prevención Vial en el Oriente Colombiano y hermano del exgerente de Copetrán, Humberto Castellanos y, Manuel José Hernández Ruiz, exdirector de Tránsito de Floridablanca. Los otros 34 quedaron ‘descabezados’.

Los cuatro ‘afortunados’ fueron expuestos ante la Junta Directiva, donde William Emiro Ardila Ardila obtuvo 4 votos; Fernando Castellanos dos votos y Juan de la Cruz Martínez uno voto. Ardila Ardila como nuevo gerente asumió el cargo por un año. En la junta directiva de la Terminal de Transporte de Bucaramanga tienen participación dos representantes de la Alcaldía, uno las empresas Omega, Berlinas, Copetrán, Terpel y uno del Ministerio de Transportes.

A DEMANDA

La elección de William Emiro Ardila Ardila como nuevo gerente del Terminal de Transportes de Bucaramanga, no ha caído bien en un grueso sector del transporte, que ha decidido ponerla en manos de la justicia.

Señalan quienes están en desacuerdo, que al ser elegido uno de los candidatos que no reúne las exigencias de educación para el perfil del cargo, previstas en el Manual de Responsabilidades (ser especialista), la Asamblea de Accionistas y la Junta Directiva “incurrieron en una violación de carácter constitucional prevista en el artículo 29 de la Constitución Política de Colombia, por presentarse una vulneración al debido proceso”.

Erasmo Garavito Vargas, abogado litigante, considera que pese a que la Terminal de Transportes de Bucaramanga S. A., tiene previstos unos procedimientos internos y los omite acatarlos cuando son de obligatorio cumplimiento, “no queda otra salida que impugnar el  Acta de la Junta Directiva través de un proceso verbal declarativo previsto en el artículo 382 del Código General del Proceso”.

El artículo 382 de la Ley 1564 del 2012, a su tenor dice:
"Artículo 382. Impugnación de actos de asambleas, juntas directivas o de socios.
La demanda de impugnación de actos o decisiones de asambleas, juntas directivas, juntas de socios o de cualquier otro órgano directivo de personas jurídicas de derecho privado, solo podrá proponerse, so pena de caducidad, dentro de los dos (2) meses siguientes a la fecha del acto respectivo y deberá dirigirse contra la entidad. Si se tratare de acuerdos o actos sujetos a registro, el término se contará desde la fecha de la inscripción.
En la demanda podrá pedirse la suspensión provisional de los efectos del acto impugnado por violación de las disposiciones invocadas por el solicitante, cuando tal violación surja del análisis del acto demandado, su confrontación con las normas, el reglamento o los estatutos respectivos invocados como violados, o del estudio de las pruebas allegadas con la solicitud. El demandante prestará caución en la cuantía que el juez señale.
El auto que decrete la medida es apelable en el efecto devolutivo".

Piensa el profesional del derecho que, al omitir la aplicación del Manual de Responsabilidades, el Reglamento Interno y el Manual de Funciones, previsto para la elección del cargo de gerente del Terminal de Transportes de Bucaramanga, “desconocieron el instrumento de administración de personal a través del cual se establecen las responsabilidades, funciones y las competencias laborales del cargo (en este caso del gerente), que conforman la empresa y los requerimientos exigidos para el desempeño del mismo”.

ACTO ARBITRARIO E INJUSTIFICADO

La elección del nuevo gerente del Terminal de Transportes de Bucaramanga, puede ser considerado como un acto arbitrario donde están incursos, algunas de las personas quienes al parecer, participaron en la escogencia de los ‘finalistas’, al igual a quienes acogieron a esos ‘finalistas’ para elegir al nuevo gerente.

Al tenor del Código Administrativo, “el derecho fundamental al debido proceso es exigible, tanto para las entidades estatales y sus actuaciones, como también para los particulares”, sostiene el abogado Erasmo Garavito.

Para el caso del Terminal de Transportes de Bucaramanga, el estado social de derecho “debe garantizar en toda relación jurídica unos parámetros mínimos que protejan a las personas de actos arbitrarios e injustificados que atenten contra otros derechos fundamentales, así tratándose de empresas del sector privado”, sostiene el abogado, basándose en por lo menos cinco Sentencias de la Corte Constitucional.

SOLICITARÁN NULIDAD DE LO ACTUADO

Ante lo antes expuesto, si es procedente invocar la violación del debido proceso en una actuación de carácter particular como es la elección del gerente del Terminal de Transportes de Bucaramanga, y como consecuencia de ese nombramiento en el que recae un vicio de ilegalidad, “sería la razón suficiente para impugnar por la vía judicial el acto de la Junta, donde se podrá solicitar la nulidad de dicha Acta ante la justicia ordinaria”.

Para ello existen acciones legales previstas en el artículo 191 del Código de Comercio, donde son facultados los administradores, los revisores fiscales o los socios ausentes o disidentes, quienes podrán impugnar las decisiones de la Asamblea o de la Junta de Socios cuando no se ajusten a las prescripciones legales o de los estatutos.

Para adelantar el respectivo trámite de impugnación ante los estrados judiciales, (en primera instancia ante los jueces civiles del Circuito de Bucaramanga) existe, presentar la demanda, un tiempo límite de 2 meses siguientes a la fecha del registro del acto respectivo.  

Además del proceso civil, pueden presentarse responsabilidades de carácter disciplinario, pero solo serán imputables a los servidores públicos que integran la Junta Directiva que hayan dado su voto favorable para cometer la infracción de haber escogido el gerente sin el lleno de los requisitos y hasta responsabilidades civiles por los perjuicios que se le causen a la sociedad.

¿QUÉ DICEN EN LA ALCALDÍA?

Mientras por un lado aumenta la indignación por la elección del nuevo gerente de la Terminal de Transportes de Bucaramanga, por los lados de la alcaldía todo lo actuado fue legal, pese a las irregularidades encontradas en la elección del nuevo gerente.

Manolo Azuero, el jefe de Gobernanza de la alcaldía en la capital santandereana, considera que el nuevo gerente es prenda de garantía para el presente y futuro del Terminal, según sus declaraciones al canal de televisión (TRO-Manuel Azuero)

Por su parte el alcalde, Rodolfo Hernández, dijo que fue una comisión la encargada de escoger a los cuatro finalistas y que, entre esos finalistas, tres ya habían sido gerentes de Terminales de Transporte, lo que no es cierto. (Escuchar audio del alcalde)

Ante esas declaraciones, el abogado Erasmo Garavito reaccionó en su cuenta de Facebook para informarle que los otros 3 postulados no fueron gerentes de Terminales de Transportes en ninguna parte del país. (Leer reacción)

El abogado fue más allá: criticó la posición del nuevo gerente cuando era jefe de Seguridad del Terminal y retó al alcalde a un debate público sobre la elección de William Emiro Ardila Ardila. (Leer reacción)

Ante lo que dijo el alcalde, pre-elección del nuevo gerente del terminal de Transportes, (cuando anunciaba un proceso sin corrupción) y lo que piensa hoy, existe una abismal diferencia, donde visos de presunta hechos anómalos cometidos por quienes seleccionaron a los finalistas y quienes dieron su voto afirmativo (entre ellos el alcalde), hacen tambalear la elección.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.