Publicado el 14 de mayo de 2014

Por actos indecorosos solicitan investigación contra director
y guardias de cárcel en Santander

Las requisas a las mujeres en la cárcel Modelo de Bucaramanga son excesivas. Utilizan un solo guante quirúrgico para requisar partes nobles de las mujeres, a quienes les
hacen pasar a los patios sin ropa íntima.

La queja fue presentada ante la Procuraduría Regional de Santander, contra el Director Regional del INPEC en Santander, Henry Mayorga Meléndez, a quien acusan de permitir “barbaridades” contra las esposas de los reclusos, por parte de la guardia carcelaria.

Según la denuncia, de la que periodicoportada.com obtuvo copia, “en el momento de ingreso a la visita al pabellón de Justicia y Paz de la Cárcel Modelo de Bucaramanga, para visitar a nuestros familiares y parientes recluidos, como se realiza todos los miércoles, acorde a los beneficios establecidos en la Ley de Justicia y Paz, la Ley 975 de julio de 2005, aconteció un hecho desagradable en el Centro Penitenciario de la Cárcel Modelo de Bucaramanga donde han incurrido en diversas irregularidades, extralimitación de funciones y abuso de poder, que desconocen el principio de la dignidad humana, violando así nuestros derechos a la salud, a la intimidad”.

PERVERSIDAD

Las denunciantes, señalan a las guardianas que cada domingo las requisan: “… lo hacen de una manera muy perversa y morbosa, pues muchas veces nos hacen desnudar delante de ellas y se exceden en las requisas manuales, donde en su mayoría de veces la guardiana usa guantes de enfermería para realizar la revisión de los genitales, pero no cambian estos guantes en cada requisa y que un solo guante lo reutilizan para todas las requisas, desconociendo el derecho a la salud de las visitantes exponiéndonos a correr el peligro de adquirir una enfermedad o una infección”.

La denuncia va más allá: “En distintas ocasiones como visitantes tuvimos que quitarnos el brassier e ingresar al pabellón sin esta prenda íntima, cosa que es una falta de respeto y de afectación psicológica generando un estado de indignación para nuestros familiares a quienes vamos a visitar; además fui obligada a quitarle los botones al pantalón y a quitarle el soporte del brassier, ocasionándome un daño económico, porque no puede ser posible que en cada visita seamos obligadas a dañar nuestras prendas de vestir que con mucho sacrificio hacemos para comprarlas”. Sobre estos hechos, las denunciantes sustentan sus palabras ante la Procuraduría Regional de Santander, con documentos fotográficos.

HUMILLADAS Y AVERGONZADAS

Esta situación vergonzante que se presenta al interior de la cárcel Modelo de Bucaramanga, genera para las esposas, amigas, madres e hijas de los internos, “un estado de humillación y subordinación”.

Se preguntan las quejosas en su escrito, ¿porque nos humillan de esta manera?, pues “muchas veces hemos ingresado sin interiores, además de esto se burlan de nosotras y nos tildan y estigmatizan que no somos nadie, y en tono de burla nos dicen que no nos quejemos porque a eso vienen a la visita a la cárcel, a desnudarse para la visita conyugal”.

RETENCIÓN INDEBIDA Y SUSPENSIÓN SERVICIOS ESCENCIALES

Otro de los hechos denunciados ante el Ministerio Público, se relaciona con la suspensión del servicio de agua al interior de los patios, una vez está para concluir las visitas: “Este miércoles 23 de abril del presente año, en el momento de la salida de la visita del pabellón de Justicia y Paz, se formó un caos provocado por la misma guardia en cabeza del Director quien anda ante nosotras en una actitud preventiva y de discordia donde en las últimas visitas desde las 2 pm se suspende el servicio de agua y de luz, con el fin de aburrimos y sacarnos antes del acuerdo pactado donde la salida es a las 4 pm”.

Denuncian al director del penal, de haberlas retenido de manera injustificada en momentos en que se disponían a salir de la visita: “De igual manera a las 3 pm, ya estábamos saliendo una hora antes de la hora, y ya habiendo pasado por la reseña pertinente y siendo ya comprobadas nuestras identidades, fuimos objeto de una retención  por parte del Director HENRY MAYORGA MELENDEZ, quien en compañía de sus subalternos nos impidieron la salida del recinto carcelario, hasta un poco más de las seis de la tarde, sin tener ninguna consideración con los bebes ni las señoras de tercera edad ni embarazadas, siendo víctimas de agresiones verbales, como ya se habían presentado en otras ocasiones como agresiones físicas por parte de la guardia con nosotras, ocasionando con esto no solo maltrato físico, sino también verbal, trauma psicológico y estigmatización, donde se percibe una permanente violencia de género”.

En el epílogo de la queja presentada por escrito, las mujeres afectadas ponen en conocimiento de la Procuraduría que los guardianes y guardianas “ocultan su identidad con el fin de no ser denunciados, es decir el nombre y la identidad del guardián que debería estar expuesto a la luz pública en el uniforme, lo que dificulta la denuncia individual”.

Nosotras no queremos ser más humilladas, maltratadas, agredidas, burladas, señaladas e estigmatizadas, ni vulneradas por nuestra condición de mujer, y exigimos que se reconozca  la dignidad de la mujer y el cumplimiento de los derechos humanos”, remata el escrito que está en poder de la Procuraduría Regional de Santander, contra los funcionarios de la cárcel Modelo de Bucaramanga.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.