Publicado el 02 de febrero de 2014

El Área Metropolitana de Bucaramanga no tiene 'armas' legales
para sancionar a quien no recicle

La mala elaboración de un Acuerdo Metropolitano, copiados en su totalidad por los alcaldes de cuatro municipios permite que la comunidad no cumpla lo que provoca crisis profunda en el reciclaje. En Bucaramanga no hay sanciones para quienes se nieguen a reciclar.

Las amenazas  hechas por Consuelo Ordóñez de Rincón, directora de la oficina llamada Área Metropolitana de Bucaramanga -AMB- en el sentido de que comenzarán a imponer multas a las empresas de aseo de la ciudad por las fallas en la recolección del reciclaje, no tienen ningún piso jurídico ni legal.

Así se desprende luego de leer el Acuerdo 012 del 12 de junio de 2013 de la AMB, Acuerdo transcrito en su totalidad por los alcaldes de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta través de Decretos que buscan obligar a que sus comunidades ingresen a la cultura del reciclaje. Los errores cometidos en la elaboración de esos documentos ha provocado crisis en el reciclaje, que perjudica a las empresas encargadas de la recolección las que están confundidas, lo que hace a su vez que la comunidad no cumpla con el día y horarios preestablecidos.

ERRORES CALCADOS

Tal como en su momento denunció http://periodicoportada.com/ y su impreso PERIÓDICO PORTADA, el Acuerdo de la AMB y los Decretos de los municipios, son idénticos (copiados), por tanto todos cometen el mismo error de anunciar como sanciones, normas inexistentes. La pereza, la abulia administrativa, tanto en el Área Metropolitana de Bucaramanga como en los municipios de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta, salieron a relucir en la elaboración de estos documentos.

Con excepción al Decreto 098 del 26 de junio de 2013 de Girón, que no aplica sanciones, el Acuerdo 012 del 12 de junio de 2013 del Área Metropolitana de Bucaramanga, y los Decretos 049 de 2013 de Piedecuesta, el 096 de 2013 de Bucaramanga y el 0164 de 24 Junio 2013 de Floridablanca, que establecen la obligatoriedad de la separación en la fuente y la recolección selectiva de los residuos sólidos domiciliarios, todos tienen el mismo error de apreciación por parte de quien primero redactó la norma.

El Acuerdo de la AMB y los Decretos municipales sostienen en su artículo 8º: “Serán sancionados por incumplir la regulación contenida en el presente (Acuerdo o Decreto):
1 Los usuarios que NO realicen separación en la fuente de los residuos sólidos. La sanción aplicable será la establecida en el numeral 1 del artículo 6º de la Ley 1259 de 2008 y,
2 Las empresas que prestan el servicio público domiciliario de aseo en el municipio que NO realicen la recolección selectiva. La sanción aplicable será la establecida en el numeral 18 del artículo 6º de la Ley 1259 de 2008”.

Sin embargo, las sanciones enunciadas en el Acuerdo de la AMB y los Decretos municipales, nada tienen que ver con la realidad de la Ley 1259 de 2008. El artículo 6º de la referida Ley no aplica sanciones para quienes no cumplan con la obligatoriedad de la separación en la fuente y la recolección selectiva de los residuos sólidos domiciliarios; solo indica las infracciones que cometen quienes no reciclen.

LA NORMA NO APLICADA

Para conocimiento de nuestros lectores, la norma que aplica sanciones a quienes eludan reciclar, es el Capítulo III, artículo 7º de la misma Ley 1259 de 2008, que dice:
“De las sanciones a imponerse por medio del Comparendo Ambiental:
Artículo 7º. De las sanciones del Comparendo Ambiental. Las sanciones a ser impuestas por medio del Comparendo Ambiental serán las contempladas en la normatividad existente, del orden nacional o local, acogidas o promulgadas por las administraciones municipales y sus respectivos concejos municipales, las cuales son:
1. Citación al infractor para que reciba educación ambiental, durante cuatro (4) horas por parte de funcionarios pertenecientes a la entidad relacionada con el tipo de infracción cometida, sean Secretarías de Gobierno u otras.
2. En caso de reincidencia se obligará al infractor a prestar un día de servicio social, realizando tareas relacionadas con el buen manejo de la disposición final de los residuos sólidos.
3. Multa hasta por dos (2) salarios mínimos mensuales vigentes por cada infracción, si es cometida por una persona natural. La sanción es gradual y depende de la gravedad de la falta.
4. Multa hasta veinte (20) salarios mínimos mensuales vigentes por cada infracción, cometida por una persona jurídica. Este monto depende de la gravedad de la falta, sin embargo nunca será inferior a cinco (5) salarios mínimos mensuales legales vigentes.
5. Si es reincidente, sellamiento de inmuebles. (Parágrafo del artículo 16 de la Ley 142 de 1994).
6. Suspensión o cancelación del registro o licencia, en el caso de establecimientos de comercio, edificaciones o fábricas, desde donde se causan infracciones a la normatividad de aseo y manejo de escombros. Si el desacato persiste en grado extremo, cometiéndose reiteradamente la falta, las sanciones antes enumeradas pueden convertirse en arresto”.

¿CÓMO SANCIONARÁ EL AMB?

Con todo lo anterior, el Área Metropolitana de Bucaramanga y los municipios que la integran (Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta) no tienen ‘dientes’ jurídico ni legales para sancionar, tal como lo anunció hace poco la directora del AMB, Consuelo Ordóñez de Rincón.

Mientras no existan modificaciones a las normas locales que ordena el reciclaje a las comunidades de estos cuatro municipios, no puede haber sanciones para las cooperativas recicladoras ni para los usuarios del servicio de aseo.

Si hay hallazgos, no dudaremos en sancionar... los datos preliminares indican que pudo haber fallas”, dijo la funcionaria, sin embargo pese a que se encontraran pruebas, a hoy es imposible aplicar sanciones por el error cometido por los Asesores Jurídicos de las entidades comprometidas.

EL FRACASO

Por su parte, las Cooperativas encargadas del reciclaje en Bucaramanga, han denunciado que su labor ha disminuido en un 20% debido a que, por lo menos en la capital de Santander, la comunidad aún no tiene la cultura necesaria para hacer la distribución de sus basuras con el fin de permitirle facilidades a los recicladores.

Esa disminución del reciclaje, es aprovechado por esas Cooperativas para señalar que van directo a la quiebra, sin embargo surgen varios interrogantes, entre ellos este: ¿Por qué cuando el reciclaje no era regentado por las autoridades locales, cuando lo hacían a modo propio, nunca dijeron que estaban al borde de la quiebra? ¿Qué buscan las Cooperativas con el anuncio de quiebra? Y hoy ¿a quién beneficia el reciclaje?

Lea también: El 'negocio redondo' de Consuelo Ordóñez de Rincón


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.