Periodismo independiente para la promoción de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz.

 

BARRANCABERMEJA NOVENTA Y NUEVE AÑOS DESPUÉS




Por: Jaime Aguilera Salcedo

Siendo necesario la revisión del POT de Barrancabermeja, es necesaria una investigación científica en la que se establezca todas las condiciones geoeconómicas y culturales del desarrollo actual de la ciudad y proyectar con visión a largo plazo el desarrollo futuro del territorio que queremos diseñar como hábitat de una sociedad. Una breve reseña histórica de la ciudad nos permite ver su desarrollo a partir de principios del siglo pasado, cuando se inició en el país la industria petrolera. Esta es la génesis y el destino de la ciudad: Un complejo de desarrollo económico alrededor de la industria petroquímica.

La industria del petróleo nos ha dejado un patrimonio industrial representado en las instalaciones de infraestructura en el corregimiento de El Centro, que permite a futuro ser desarrollada en Industria metalmecánica y unas instalaciones para el suministro de los servicios domiciliarios de acueducto, energía, gas, hospitalario y construcciones de vivienda, educación, recreación y deportes, que representan una inversión bimillonaria que debe ser aprovechada, mediante su estudio preferencial de la revisión del POT.

Lamentablemente, con ese criterio contratista que inspira a nuestros gobernantes, los campos petrolíferos han sido entregados para su explotación de recuperación secundaria a monopolios internacionales, que como reyezuelos gobiernan e imponen las  condiciones sociales, a tal punto que manipulan y niegan los servicios sociales que se le reconocieron a los “colonos”, situación está que merece un estudio por parte de nuestras autoridades, a quienes constitucionalmente se les obliga a garantizar la vida, bienes y demás derechos legales de los habitantes. 

Así mismo, en el casco urbano se encuentra el Complejo Industrial con su Unidad de Balance, sus plantas de Parafina, Aromáticos, Policolsa, etc., infraestructura esta que debía ser complementada con el frustrado plan de mejoramiento de la refinería de Barrancabermeja, conocido como PMRB.

Esta visión general del desarrollo histórico de Barrancabermeja, debe llevar a una adecuada división de los usos del suelo, una reglamentación política administrativa que le permita una vez constituida como Distrito especial una gobernanza más adecuada a las posibilidades geoeconómicas en los próximos cien años. No se debe seguir construyendo a retazos la ciudad; ella necesita un hábitat adecuado a su localización geográfica como puerto fluvial internacional, áreas verdes en proporción de dos metros cuadrados por habitante, el diseño de sus calles que más para la movilidad automotor debe tener los espacios sombreados para sus habitantes, centros de educación adecuados en las diferentes localidades, la provisión de un aeropuerto internacional, áreas recreativas, centros regionales de gobierno y seguridad, centros de salud, que deben estar previstos en un plan integral de desarrollo.

La ciudad no resiste las políticas de contratación amiguista de pavimentaciones, alcantarillados de ocasión, construcciones oportunistas de obras que se convierten en sinfonías inconclusas. Los pobladores deben ser parte activa en la toma de decisiones y por ello debe convocárseles para conocer sus ideas, sus proyectos, porque al fin y al cabo la ciudad es para ellos y no para sus gobernantes.

Señor Alcalde, no siga el derrotero que han venido señalando los anteriores gobernantes de la ciudad: Gobierne en forma científica y eficaz. Deje huella.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.