Periodismo independiente para la promoción y defensa de los DDHH, la Democracia y la Paz
 
Publicado el 09 de marzo de 2016

Horacio Serpa, máximo enemigo del desarrollo del Magdalena Medio

Ricardo Durán Serrano, uno de los promotores del Distrito Minero y Energético y del Área Metropolitana de Barrancabermeja, recuerda en este artículo las vicisitudes vividas
a lo largo de los años, para que Barrancabermeja y la región obtengan una
independencia territorial y administrativa.

Ya cumplió seis décadas y media la vieja aspiración de independencia territorial y autonomía fiscal y administrativa de nuestra región del Magdalena Medio, un comerciante y empresario de nombre Luis Alberto Rubiano y luchador incansable de las causas difíciles, obrando bajo el visto bueno de José Giordanelli Carrasquilla quién fuera el primer congresista oriundo de estas tierras feraces y de José Domingo Reyes un prestante ciudadano y funcionario de la época, fue quién en primer lugar lanzó la iniciativa de crear el Departamento del Magdalena Medio en la prensa y la secundó con diversos actos cívicos de cierta visibilidad que merecieron la atención de los grandes medios nacionales para la misma época en que fruto de movimientos similares se subdividieron por ley de la república los departamentos del viejo Caldas, el Tolima Grande y el Gran Magdalena de donde surgieron el Atlántico y el Cesar; esta primera intentona no tuvo buen recibo en el gobierno central y luego en el Congreso por los enormes y sensibles intereses económicos fincados en la estatal petrolera y por el carácter todavía excesivamente provincial de nuestras instituciones locales y la muy baja población de nuestra ciudad en ese entonces, que le restaban seriedad y credibilidad a dicha iniciativa ciudadana.

Pasaron las décadas y luego de muchas jornadas electorales en donde los líderes visibles del FILA hicieron del discurso de la autonomía regional uno de sus principales caballitos de batalla y habiendo llegado algunos de ellos como el egregio ingeniero y ganadero Alberto Murcia Severiche a la Cámara de Representantes, en tiempos en donde fueron creados los Distritos Especiales Turísticos de Santa Marta y Cartagena a raíz de las reformas que también permitieron la elección popular de alcaldes, se propuso entonces de su cuenta y por primera vez la creación ya no de un departamento sino de un Distrito Especial Petrolero, que le confiriese a nuestro municipio las competencias y los recursos necesarios para atender las muy singulares problemáticas fruto de la socialmente muy excluyente economía de enclave mono industrial y de la violencia de los grupos al margen de la ley que por entonces se disputaban el dominio territorial; dicha iniciativa mereció su primer y único debate en la comisión pero fue derrotada al parecer por la injerencia del entonces Procurador General de la Nación y líder natural del FILA, de quién dicen los conocedores que negoció, “off the record”, el sacrificio de nuestra autonomía a cambio de algunas jugosas partidas presupuestales de esas que hoy llaman “mermelada”.

Apenas cuatro años después del primer Distrito Petrolero (1988), durante la Asamblea Nacional Constituyente en la que Orlando Fals Borda promovía con seriedad e inteligencia el reordenamiento de nuestra territorialidad, incluyendo la creación de varios departamentos como el del Magdalena Medio, el de la Depresión Momposina, el del Norte del Valle y de varios nuevos Distritos Especiales como el de Buenaventura y el de Barrancabermeja… Pero fue el mismo viejo y terco líder natural del FILA, quién a la sazón era copresidente de la Constituyente y vocero de la numerosa bancada del partido liberal y quién mezquinamente prefirió renunciar a las iniciativa de crear los nuevos Departamentos y Distritos Especiales, con el argumento de que era demasiada burocracia, y la cambio por la creación de ese ente fallido, tristemente peor de burocrático y completamente ineficaz que terminó siendo CORMAGDALENA, el mismo que a la postre concesionó el río grande de nuestra patria a Hidrochina y cambio de puras chichiguas.

Luego, por allá en el 2007 y a instancias de un curioso grupo creado en la naciente red social Facebook por mi amigo y editor de este medio virtual, Gustavo Duarte Ruíz, que se llamó AMIGOS DE LA CREACIÓN DEL DEPARTAMENTO DEL MAGDALENA MEDIO, me picó la vieja chispa de la inquietud autonómica local, que había inspirado mi tesis en la universidad y que me había llevado a descartar la conveniencia de intentar la creación de nuevos departamentos por los requisitos excesivamente difíciles en materia política y práctica, porque implicaba pasar un proyecto de ley por un Congreso integrado precisamente por los representantes de las entidades territoriales que serían recortadas y desfinanciadas por la iniciativa; razón por la que me dedique a investigar la viabilidad de la creación por la vía de la consulta popular (Art. 319 de la C.N. y la Ley 128 del 94 hoy ya derogada) de primero un Área Metropolitana con los municipios circundantes e interdependientes de Barrancabermeja y luego de un Distrito Especial igualmente por Consulta Popular; fue entonces que contacté a Gustavo, quién en un primer momento sospechó un poco de mis intenciones de protagonismo con el tema, pero luego de un par de charlas y de haberle explicado en profundidad los aspectos legales se sumó con total sinceridad y disposición a la causa común de promover el Área Metropolitana y el Distrito Especial como etapas preliminares a la creación en última instancia del nuevo departamento.

Para ello reunimos a un grupo de amigos coincidentes con dicha iniciativa, Alfredo Benavides Castillejo fue un apoyo clave en ese momento, también Alberto Rubiano, viejito él y ya un poco limitado en su parte física, pero aún decidido a cumplir el viejo sueño que ya para él era el sueño de toda una vida; con ellos conformamos el grupo gestor que se inscribió formalmente ante la Registraduría Nacional como los promotores de la convocatoria ciudadana para la necesaria consulta popular que aprobaría su creación con la participación de por lo menos la cuarta parte del censo electoral en todos y cada uno de los municipios interesados; con ellos salimos a las calles primero a hacer una marcha simbólica hasta la mitad del puente Barrancabermeja-Yondó para declarar ante la prensa que el río de la nación no sería una frontera nunca más.

Fueron muchos días y noches de alegría cívica, en los parque y calles, pero el presupuesto era muy escaso, apenas el de nuestros bolsillos casi vacíos, y por eso a pesar del constante apoyo popular y la simpatía que nos brindaban los espontáneos firmantes, nos vimos en la necesidad de suspender dichas labores porque no teníamos ni la logística ni los medios para conseguirla, fotocopias, camisetas, hidratación, horas de trabajo voluntario, etc. Fue muy frustrante pero no nos dimos por vencidos tan fácil.

A la vuelta de las siguientes elecciones buscamos la sombra de un buen y frondoso árbol bajo el que promover nuevamente este proyecto, fue entonces que Alfonso Eljach, candidato en ese momento a la Cámara de Representantes de la mano de los hermanos Moreno Rojas, quién nos brindó al menos parcialmente el apoyo que necesitábamos para retomar la recolección de firmas, con personal a sueldo y con los recursos para la movilidad e hidratación, pero las prioridades de su campaña lamentablemente eran otras y dicho apoyo inicial terminó siendo recortado y finalmente suspendido, por otro lado siendo el mismo pero cada vez más viejo y terco líder natural del FILA el Gobernador de Santander en ejercicio en ese momento y ante la disyuntiva de que le dividieran el departamento durante su mandato, de dio a la eficaz tarea de cerrarnos todas las puertas y negarnos los apoyos que requeríamos para que nuestra iniciativa tuviera oportunidad de concretarse, incluso se reunió en el mismo puente Barrancabermeja-Yondó con su homólogo de Antioquia para en un acto público y ante la prensa EXHORCIZAR el eco de nuestras proclamas, por lo que debimos nuevamente declinar con gran tristeza y después de mucho esfuerzo y persistencia nuestros objetivos.

Luego de estas experiencias negativas tanto Gustavo como el resto de los amigos de dicha causa siguieron con sus vidas normales, pero manteniendo siempre viva la ilusión, esporádicamente nos tomábamos un tinto para comentar por ejemplo las reformas que con la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (Ley 1454 del 2011) y la Ley Orgánica de las Áreas Metropolitanas (Ley 1625 del 2013) le agregaron ventajas y mayores poderes a las Áreas Metropolitanas en materia por ejemplo de autoridad y manejo ambiental; también nos acercamos a diversas campañas a la alcaldía con la intención de convencer a los candidatos con mayores posibilidades de salir elegidos de la conveniencia de convocar a sus colegas vecinos y de citar las consultas populares.

Yo personalmente tuve la suerte de aprovechar un espacio de opinión que trataba sobre la problemática y posibles soluciones de las ventas informales en los andenes de las principales vías de nuestra ciudad, que me dieron en el reconocido programa de opinión ‘Charlas con Darío’ de Enlace Televisión, (Darío, es Darío Echeverri, el hoy alcalde de Barrancabermeja) para explicarle en detalle, todas las ventajas y oportunidades de desarrollo armónico e integrado y suma de los esfuerzos de inversión pública que nos ofrece la creación de un Área Metropolitana, primero y luego, eventualmente un Distrito Especial.

Por eso ahora me alegra mucho, aunque no me sorprende porque Darío me había manifestado desde ese entonces su sincero interés en el proyecto, la anuencia lograda por el alcalde con sus homólogos de los municipios colindantes para la creación del Área y el Acuerdo de Intención firmado, cosa que de entrada era el mayor obstáculo a vencer por los temores y celos que la primacía de Barrancabermeja podía despertar en nuestra región; pero ahora se viene el grueso del trabajo porque llevar a un total de más de cincuenta mil votantes inscritos a votar a favor de la propuesta en todos y cada uno de los municipios interesados, es una tarea titánica pero no  imposible de cara a la solución de viejos problemas como la oferta de salud de tercer nivel, educación superior y vías secundarias y terciarias entre otras obras de interés metropolitano como los proyectos regionales de Frigomatadero, Relleno Sanitario, Terminal de Transportes, entre otros y, la eventual creación de empresas regionales para la prestación conjunta y eficiente de servicios públicos domiciliarios.

Y la cereza encima del pastel sería la autoridad ambiental, nada más y nada menos, de cara, por ejemplo, a la depredación actual y futura que el hidrotratamiento de la Refinería de ECOPETROL hace de nuestras escasas reservas de agua en la Ciénega San Silvestre.

Buen viento y buena mar para tan grande y valiosa empresa señor alcalde, cuente con todo nuestro sincero respaldo y la cordial ayuda que le podamos brindar los creyentes de vieja data en esta causa. (Tomado de La Tea Noticias.com)

INTERESES ENCONTRADOS

Las riquezas de la zona, en particular la petrolera, la aurífera y la maderera, hoy están a merced de las capitales departamentales como Bucaramanga, Tunja y Medellín, las cuales, además de su lejana distancia, dan tratamiento secundario a sus zonas de periferia, en especial cuando de inversión social se trata.

Por ejemplo, los ingresos de Santander tienen una gran tajada por regalías petroleras. Todos los municipios con economía basada en la petroquímica, se encuentran en la zona ribereña, y es poco lo que reciben como contraprestación por lo extraído de sus entrañas; hoy, en el caso de los municipios que integrarían el Área Metropolitana del Magdalena Medio, los beneficios son recibidos por los departamentos de Santander, Antioquia y Boyacá.

Hoy por hoy, gran parte de los recursos por la economía de los hidrocarburos deben pasar por el manejo de la burocracia departamental antes de llegar a las comunidades, que a la postre son las menos favorecidas, pues reciben promesas de ejecución de obras que no se cristalizan, como ocurrió en el pasado gobierno seccional donde el entonces gobernador, Richard Alfonso Aguilar Villa, prometió desde su campaña electoral la construcción de varias mega-obras. Transcurrieron sus cuatro años de mandato y las mega-obras solo existen en el papel.

Los fallidos proyectos de creación de un departamento llamado del Magdalena Medio, no han contado con el apoyo de la clase dirigente política y empresarial de Barrancabermeja (para el caso de Santander). Se han opuesto a la propuesta con el argumento de que la gran integración económica entre el puerto petrolero y Bucaramanga, capital de Santander, se quebrará.

Esa clase dirigente política y empresarial, han hecho parte de lo que se llamó FILA (Frente de Izquierda Liberal Auténtico) el mismo grupo político que liderara en el puerto petrolero, Horacio Serpa Uribe, el máximo oponente a la independencia territorial y administrativa de la región. La llamada “clase empresarial”, rechaza la propuesta porque ven amenazados sus intereses económico-empresarial.

A su vez, ningún político santandereano ha apoyado la iniciativa de independencia territorial, porque no les conviene perder el nicho electoral en el que se han convertido Barrancabermeja y sus municipios circunvecinos. Los intereses económico-empresarial, por un lado, los político-partidistas por el otro, han primado sobre los intereses de las comunidades.

Se argumenta también que con los megaproyectos económicos previstos para la región se generará la integración que se requiere. Es decir, la planificación capitalista para no apoyar la creación de un nuevo departamento ha sido determinante en detrimento de la sociedad.

El reconocimiento del Magdalena Medio como región independiente dentro de los ámbitos territorial y administrativo colombiano, implicará un largo camino nada fácil de recorrer. En todo caso, es crucial la participación de las comunidades y el reconocimiento de sus propuestas.

OTRA "ESTRATEGIA SERPISTA"

La propuesta para crear el Área Metropolitana del Magdalena Medio, según algunos allegados a la alcaldía de Barrancabermeja, "es otra idea de Serpa Uribe para cercenar el impuslo desarrollista que debe imprimírsele a la región".

La sorpresiva reflexión, dicen quienes conocen por dentro el manejo administrativo de la capital petrolera de Colombia, "no es otra cosa que la manera de hacerle creeer a los barranqueños que el gobierno local busca la independencia de Bucaramamnga, cuando eso no es cierto".

"Con la creación del Área Metropolitana del Magdalena Medio, Barrancabermeja y los demás municipios aledaños, seguirán dependiendo del gobierno departamental de Santander, donde Horacio Serpa tiene sumados intereses políticos, burocráticos y económicos", dicen las fuentes.

"Políticos, porque proyecta seguir recibiendo el favor electoral del conglomerado de Barrancabermeja y los demás municipios santandereanos ubicados en la región del Magdalena Medio para una posible nueva intentona suya como candidato presidencial; burocráticos, porque Serpa Uribe maneja a su antojo los hilos de la gobernación departamental y económicos, porque tal como lo hizo en su gobierno, puede seguir pagando los favores políticos recibidos de los caciques electorales de otros departamentos que le apoyaron durante sus fallidas campañas a la presidencia de Colombia. Pagos que hizo y ahora hará a través de la contratación pública a contratistas enviados por sus beneficiaros electorales desde los distintos puntos de Colombia", indican las fuentes.

Lo cierto es que, de llegarse a cristalizar la creación del Área Metropolitana del Magdalena Medio, podría convertirse en el primer paso segregacionista de los municipios ubicados en los departamentos que tienen territorios en esa zona y que de manera tradicional han sido abandonados por los gobiernos seccionales a través de su historia política.