Publicado el 12 de agosto de 2013

Los 'Pactos de San Rafael' y de 'Puerto Berrío'
entre políticos y paramilitares

En esas reuniones se plasmaron compromisos de los políticos para con las autodefensas, entre ellos, el compromiso de poner a disposición del paramilitarismo los presupuestos y las nóminas de los municipios.

Durante el 2011 y principios del 2012, varias figuras del partido Convergencia Ciudadana fueron condenadas por sus nexos con paramilitares, dentro de lo que es considerado por las víctimas, como “un proceso político contra un partido de provincia”.

Sin embargo, fueron muchos los dirigentes de la política partidista de Santander, que asistieron a reunirse con los comandante del paramilitarismo en esta zona del país. Las reuniones las realizaban en San Rafael de Lebrija, que es uno de los nueve corregimientos que componene el territorio del municipio Rionegro, ubicado en la denominada región del bajo Rionegro, por estar enclavada en la zona del Magdalena Medio.

Para llegar a San Rafael de Lebrija, considerado en su momento como el 'Santuario de las autodefensas', se utiliza la Troncal del Magdalena, así sea desde Bucaramanga o Barrancabermeja.

En el 2002 fue capturado allí, alias 'Bedoya', comandante paramilitar de Barrancabermeja. En marzo de 2010 en ese caserío fue aprehendido un concejal, un ex personero de Riongero y el inpector de policía de ese corregimiento de Riongero; todos estaban sindicados de recibir apoyo paramilitar. También en noviembre de 2010 en ese mismo sector fue capturado Omar Camacho Vergel, alias “Alicate”, quien habría participado en la muerte de 7 personas en Barrancabermeja a comienzos de esa década. Estaba solicitado por la Fiscalía 34 Unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de Bucaramanga, por los delitos de homicidio agravado, desaparición forzada agravada y concierto para delinquir. Camacho Vergel fue indagado y cobijado con medida de aseguramiento para luego ser remitido a la Cárcel Modelo de Bucaramanga.

Hasta San Rafael de Lebrija asistían, para dialogar con los alias 'Ernesto Báez', 'Julián Bolívar' y otros jefes paramilitares, los candidatos para las elecciones nacionales (Senado y Cámara) de 2002 y locales del año 2003, (asamblea, alcaldías, concejos, incluso dirigentes comunales), quienes se comprometían, bajo documentos escritos, a aceptar los lineamientos que trazaran los paramilitares, entre ellos la entrega hasta del 40 por ciento del presupuesto de los municipios a través de las nóminas burocráticas y la contratación pública hecha con empresas, cooperativas y fundaciones constituidas con testaferros adeptos al grupo paramilitar 'Bloque Central Bolívar'.

En esta investigación periodística, se revelan infidencias de reuniones sostienidas entre paramilitares y la calse política de Santander, se conocen, con nombres propios, esos dirigentes que con la firma de los pactos, hicieron posible la presencia y expansión del paramilitarismo en municipios como Barrancabermeja, Puerto Wilches, Sabana de Torres, Carmen de Chucurí, Cimitarra, Puerto Parra, San Vicente de Chucurí y Rionegro, incluso Bucaramanga, Floridablanca, Piedecuesta y Girón.

La Corte Suprema de Justicia, en el proceso con el que condenó a varios ex congresistas de Santander, dijo quer como era usual e incluso aceptado por una cohesión social de facto, "el ejército político de Iván Roberto Duque se dio a la tarea de convocar a los representantes de la política local y a movimientos sociales con el fin de estructurar una lista que representara al Magdalena Medio Santandereano, pretensión que se consolidó en las reuniones de San Rafael de Lebrija en el municipio de Ríonegro y en Puerto Berrío en Antioquia, sitios donde Báez auspició a Alexander Ariza Puentes, Rafael Castillo Sánchez y Nelson Naranjo Cabarique, para que en nombre y con apoyo de las autodefensas hicieran las alianzas necesarias para alcanzar una curul por el Departamento de Santander, como en efecto ocurrió".

En esas reuiniones, la clase política de Santander llegó a acuerdos con Iván Roberto Duque Gaviria, alias 'Ernesto Báez', Jefe Político del Bloque Central Bolívar, "no con el fin de representar a una región, sino de impulsar intereses del paramilitarismo en el Congreso de la República, las asambleas departamerntales, los concejos, gobernaciones y alcaldías".

LA PENETRACIÓN PARAMILITAR

Los paramilitares iniciaron su incrusión en la región del Magdalena Medio, con la organización del "Movimiento No al Despeje" en la década de los años noventa, donde capturó el poder local, sometió a las comunidades y a la clase política del sur del departamento de Cesar, sur de Bolívar, Magdalena Medio de Santander y nordeste de Antioquia, dirigentes partidistas que garantizaban a esa organización armada ilegal, ciertos y concretos beneficios en su proyecto de incidir en las políticas públicas estatales.

Era tal la incluencia paramilitar en la zona, que "coptó a la clase política e incidió de tal manera en el proceso electoral que sólo quienes contaban con el aval del grupo armado ilegal podían realizar una campaña electoral sin contratiempos e interferencias"; también, las intenciones paramilitares copó al movimiento comunal, donde sus dirigentes asistían a San Rafael de Lebrija en el municipio de Rionegro y a Puerto Berrío en Antioquia, con la convicción de que allí se definirían solidaridades electorales con el grupo armado ilegal que convocaba a esos encuentros, en esencia, para construir afinidades alrededor de la candidatura de Carlos Clavijo al Senado de la República, propósito en el que la participación de líderes de Barrancabermeja, Puerto Wilches y Cimitarra en una lista a la cámara de representantes, era escencial.

Las reuniones en San Rafael de Lebrija y Puerto Berrío realizadas entre los meses finales del año 2001 y principios del 2002 fueron la conclusión de un proceso articulado por las autodefensas, cuyos orígenes inmediatos estuvieron en la manipulación del “Movimiento No Al Despeje” y que concluyeron en los acuerdos pactados en la reunión de Puerto Berrío, donde fue definido el apoyo a un grupo de políticos del Magdalena Medio para llevar a Nelson Naranjo Cabarique, Rafael Castillo y Alexander Ariza Puentes a la cámara de representantes, donde también asistían concejales de Barrancabermeja que se agrupaban en el Movimiento Amplio Regional (MAR).

De las reuniones de Puerto Berrío y San Rafael de Lebrija, de acuerdo con los procesos llavados contra los ex congresistas Luis Alberto Gil Castillo y Alfonso Riaño Castillo, hicieron parte, entre otros, los entonces concejales de Barrancabermeja Rubén Darío Sánchez, Rogelio Adolfo Escarpeta Díaz, Agustín Quecho Angarita, Morgan Egea, Luís Francisco Guarín, Carlos Higuera Escalante y el comerciante Raul Rubio. De este último, las autoridades tienen comocimiento que se reunió en el hotel Bachué de Barrancabermeja con Orlando Caro Patiño alias "Botalón"; Rubio al parecer cumplía el papel de empalme entre los Bloques 'Central Bolívar' y ' Magdalena Medio'.

ASOCIACIONES PARA DELINQUIR

Una de las primeras circunstancias que han podido comprobar las autoridades, fue que merced al éxito obtenido por el Movimiento 'No Al Despeje', fueron creadas organizaciones de corte político como proyecto del Bloque Central Bolívar -BCB-, entre las que se contaron la 'Asociación Civil para la Paz' -ASOCIPAZ- y el denominado 'Partido Convergencia Popular Cívica', en cuyo seno se inscribieron y postularon candidatos ajenos a la clase política tradicional para las elecciones legislativas del año 2002; algunos de ellos hoy ocupan cargos oficiales del orden nacional.

La investigación periodística revela que después de las elecciones territoriales de 2003, en el periodo 2004-2007 con la guía del ex comandante paramilitar alias 'Ernesto Báez' fue creada una organización llamada 'Asociación de Municipios Amigos de la Paz' AMIPAZ, que agrupó en comienzo a más de 30 municipios donde había influencia paramilitar en departamentos de la Costa Atlántica e interior del país, que incluye a Santander.

AMIPAZ tenía como objeto, aprovecharse de los presupuestos municipales, de los que un porcentaje llegaban a las arcas de la organización paramilitar. De AMIPAZ hicieron parte varios alcaldes de del Magdalena Medio del departamento de Santander.

Pero también, hicieron parte de esas organizaciones destinadas a apoderarse de los presupuestos municipales, vartias ONGs montadas por integrantes, seguidores y auspiciadores del paramilitarismo; entre ellas, las autoridadres tienen conocimiento de 'Semillas de Paz', 'COREMA' y otras, con las que contrataron en los municipios con incidencia paramilitar, como los del Magdalena Medio de los departamentos de Antioquia (Yondó), Bolívar y Santander (Barrancabermeja).

Lo denunciado por varios medios de comunicación, nacionales y regionales, sobre la influencia que tenían los paramilitares en el gGobierno de la capital petrolera de Colombia entre 2004 y 2007, no ha salido a flote en las declaraciones entregadas por Ivan Roberto Duque Gaviria, alias ‘Ernesto Báez’, Jefe político del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia, a la Fiscalía de Justicia y Paz ni ante la Corte Suprema de Justicia.

El paramilitar se ha referido a la organización ASOCIPAZ (organización campesina que ejecutó varios paros campesinos en el Magdalena Medio) pero nada ha dicho de la organización de AMIPAZ (Asociación de Municipios Amigos por la Paz) cuyo presidente era el entonces Alcalde de Barrancabermeja, Édgard Cote Gravino.

De ASOCIPAZ ‘Ernesto Báez’ señaló ante la Corte Suprema de Justicia: “Yo podría decir, aunque me queda imposible recordar tantos nombres, que toda la dirección de ASOCIPAZ estuvo con nosotros, toda la dirigencia del sur de Bolívar estuvo comprometida”.

Las denuncias hechas por dirigentes políticos y medios de comunicación del Departamento de Santander, sostienen que el fallecido Cote Gravino recibió apoyo paramilitar durante su campaña política; en esa época según el ex candidato a la Alcaldía de Barrancabermeja, David Rabelo Crespo, los paramilitares quitaban sus afiches y ponían los de Cote Gravino en el nororiente de la ciudad; además se conoció en su momento, la entrega de una millonaria suma de dinero por parte de los paramilitares a la campaña de Cote, quince días antes de las elecciones, lo que fortaleció la actividad proselitista del entonces candidato del Polo Democrático Alternativo, partido que luego de confirmar los hechos, expulsó a Cote Gravino de su seno. El dinero paramilitar con destino a la campaña del candidato, llegó en cajas de cartón, a traves de algunos dirigentes políticos de la ciudad a la casa de la madre del entonces candidato a la alcaldía del puerto petrolero, al parecer llevadas por un diputado de Santander y un concejal de Barrancabermeja de ese entónces.

AMIPAZ: “DEL RESORTE DE LOS PARAMILITARES”

La llamada Asociación de Municipios Amigos por la Paz, AMIPAZ, nació en una reunión de alcaldes, convocada por los paramilitares en la sala de conferencias de una Caja de Compensación Familiar de Montería y se materializó en Cartagena en los últimos meses del año 2004; en esa oportunidad fue nombrado como Presidente de tal organización el entoces Alcalde de Barrancabermeja, Édgard Cote Gravino, a quien le denunciaban tener en su gabinete, como Secretarios de Despacho, a por lo menos cuatro representantes directos de los paramilitares.

El sacerdote jesuita Francisco De Roux, hoy máximo representante de esa comunidad en Colombia, en su momento denunció que AMIPAZ era una organización “del resorte de los paramilitares” incluso había asistido engañado a una de las reuniones de conformación.

Por su parte el periodista Alfredo Serrano Zabala, en uno de sus libros también hace alusión a la organización de AMIPAZ, pues estuvo en la reunión convocada en un hotel de Montería y en el Corregimiento Santafé Ralito, donde ‘Ernesto Báez’ dijo que “el Alcalde de Barranca soy yo”.

De igual manera el paramilitar alias ‘Don Berna’ en entrevista concedida al periódico El Espectador ratificó que entre las ciudades donde habían impuesto Alcalde en las elecciones de 2003 estaba Barrancabermeja.

El mismo funcionario, Édgard Cote Gravino, fue escogido como representante de los Alcaldes en la Junta Directiva de Cormagdalena; sobre el particular el periodista Alfredo Serrano Zabala, en ese entonces Jefe de Prensa de esa Corporación Regional, dijo que la presencia de Cote Gravino en esa Junta Directiva fue otra orden de alias ‘Ernesto Báez’, pues según consenso entre los alcaldes presentes, quien debía haber sido escogido para ese cargo era el Alcalde de San Pablo (sur del Departamento de Bolívar).

La vinculación de Barrancabermeja a AMIPAZ fue autorizada de manera extemporánea por el concejo el 31 de diciembre de 2004, por iniciativa del entonces alcalde Edgard Cote Gravino.

De acuerdo con fuentes documentales, AMIPAZ se sostenía con el aporte económico de por lo menos 300 municipalidades, las cuales debían destinar cada año la suma de $8’800.000. Un año después de su fundación, el ex director del Programa Desarrollo y Paz del Magdalena Medio, Francisco de Roux, alertó sobre la gestión directa de las Autodefensas en dicha asociación.

Según la revista Gente, “Barrancabermeja hacía parte de Amipaz desde el año 2004 cuando el entonces Concejal Daniel Patiño Mancilla, siendo Presidente del Concejo, viajó a Santa Fe de Ralito en representación de su jefe Édgard Cote Gravino, con el fin de escuchar la propuesta de los ‘paras’ y acatar sus órdenes para conformar su nueva agrupación”.

Por su parte la columnista de la revista Semana, Claudia López, escribió el 27 de febrero de 2006: “Entre Isaza (Ramón) y Báez (Ernesto) conformaron una Asociación de 120 alcaldes, AMIPAZ, para que defiendan el legado y el futuro del proyecto político paramilitar, el de la justificación del uso privado y patrimonialista de la violencia”.

EX ALCALDES COMPROMETIDOS


Según los Estatutos que dieron vida a AMIPAZ, fueron 36 los Alcaldes del periodo 2004-2007 que crearon a esa organización, los que a continuación se relacionan:
Barrancabermeja
(Santander): Édgard Cote Gravino.
Zaragoza (Antioquia): Ana B. Monroy de Luan.
Tolú Viejo (Sucre): Miguel Carrascal
Puerto Boyacá (Boyacá): Luís E. Álvarez A.
Magüipayan (Nariño):Domingo Edgardo Quiñónez
Pedraza (Magdalena): Néstor Vega Ospino
Concordia (Magdalena): Aníbal B. Castro
El Banco (Magdalena): Matías Oliveros
Valle del Guamuez (Putumayo): Fabio Arturo Paz
Tarazá (Antioquia): Reinaldo A. Posso
Plato (Magdalena): Donaldo E. Del Toro
Ariguaní (Magdalena): Rúgero Alfredo Castilla
Cerro de San Antonio (Magdalena): Martha del Socorro Fernández
Remolino (Magdalena): Carmen Josefina Castañeda
Puerto Nare (Antioquia): Robinson Alberto Restrepo
Puerto Berrío (Antioquia): Henry Alfonso Escobar
Gamarra (Cesar): Alfonso Abuabara N.
Tame (Arauca): Alfredo Guzmán
Puerto Rondón (Arauca): Edgar Eliécer Riaño C.
Puerto Wilches (Santander): Sandalio Durán Rojas
Sabana de Torres: Carlos E. Chacón
La Gloria (Cesar): Francisco Navarro
Algarrobo (Magdalena): José A. Isaza Torres
San Zenón (Magdalena): Jaime Martínez Martínez
Zapayán (Magdalena): Felson Acuña Rueda
Sitio Nuevo (Magdalena): Humberto J. Martínez Charris
Chivolo (Magdalena): José Lozano Andrade
Salamina (Magdalena): Adolfo Mario Celedón Pabón
Sabana San Ángel (Magdalena): Etiel Flores Postelado
Fundación (Magdalena): Iván de León Villa
Altos del Rosario (Bolívar): Francísco Zudalute Rodríguez
Barranco de Loba (Bolívar): Víctor Vásquez Cossio
Mompox (Bolívar): Marco Tulio Eljadue
Astrea (Cesar): Jaime Sajonero Payares
El Paso (Cesar): José David Ortíz
Caucasia (Antioquia): Juan Carlos Garcés Estrada


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.