Publicado el 01 de octubre de 2014

¿Quién cree en las estadísticas del gobierno?

Los resultados del DANE y Planeación Nacional son los más controvertidos
de Colombia, en materia de empleo y desempeño municipal.

Por: Marcos Perales Mendoza

Que diga el Departamento Nacional de Planeación -DNP- que “este mes registró la tasa de desempleo más baja de los últimos 14 años para el mismo periodo y se mantiene en un dígito”; que “en el trimestre junio-agosto de 2014, la tasa de desempleo bajó y se ubicó en 9,1%,  inferior en 0,4 puntos porcentuales frente al mismo periodo del año anterior” y, que “el desempleo se redujo en 18 de las 24 ciudades, donde 12 de ellas presentaron tasa de desempleo de un dígito”, es una información que no la ‘digiere’ ninguno de los colombianos que hoy hacen parte del fenómeno del desempleo, el que con cifras, el gobierno quiere esconder.

Para el DNP “es importante resaltar que las tres áreas metropolitanas con menor desempleo durante el trimestre junio-agosto fueron: Bucaramanga con 7,1%, Barranquilla y Cartagena con 8,4%”. Y para complementar y ‘adornar’ la mentira, para el DANE “es importante resaltar que Bucaramanga tiene, históricamente, la tasa más baja para la ciudad”.

Esta triste información, porque no se ciñe a la verdad, es resaltada por el gobierno del autollamado ‘alcalde social’ Luis Francisco Bohórquez Pedraza en sus boletines de prensa. El gobierno local se abroga ese “triunfo” de tener a Bucaramanga entre las de menos desempleo, cuando la realidad es muy distinta a lo que dice Planeación.

DESEMPLEO EN ALZA

Mientras en Bucaramanga el incremento del desempleo es abismal, enorme, protuberante, el Departamento Nacional de Planeación -DNP-, la considera como la ciudad donde este fenómeno desaparece, por lo que la gente en la calle se pregunta ¿dónde hicieron las encuestas que dan el resultado halagador para la ‘Ciudad Bonita’?

En algún medio de la ciudad se llegó a señalar que uno de los empleados contratados para elaborar las encuestas, dijo que dicho trabajo es mentiroso, donde los jóvenes malabaristas que trabajan en los semáforos fueron incluidos en el renglón de empleados, al igual que quien en la calle se ‘rebusca’ la vida con la venta de fósforos y caramelos en una chaza, o quien vende minutos para los celulares, o quien vende pedazos de piña en las esquinas. También hacen parte del renglón de empleados para Planeación nacional, aquellas personas que venden mercancías varias en las calles, en especial en el llamado Paseo del Comercio en el centro de la ciudad.

La supuesta reducción en el índice de desempleo no se puede relacionar con una mejora en las condiciones de trabajo, ya que de acuerdo con los datos del DANE y el DNP, una proporción importante de ese número de personas ocupadas (con empleo) se encuentra en la informalidad en un 62,2% y en posiciones ocupacionales como “trabajo por cuenta propia” que representan el 42,02% de los que el DANE señala como empleados.

En el A.M de Bucaramanga para el 2013 la tasa de desempleo es del 9,5%; la tasa global de participación del 71,8%; la tasa de ocupación es del 64,9%, la tasa de subempleo subjetivo del  27,8% y la  tasa de subempleo objetivo es de 9,5%.

Estos guarismos reflejan una realidad: Existe en Bucaramanga un bajo nivel de ocupación (empleo) y, un alto porcentaje de personas subempleadas (‘rebusque)’, lo que da como resultado que en la ciudad no existen altos porcentajes de empleo con calidad, de empleo que satisfaga a quienes lo desempeñan, por el contrario, se presenta un alto porcentaje de informalidad, de subempleo y del trabajo por "cuenta propia".

CRECIMIENTO PRIVADO

Bucaramanga ha crecido en materia de la construcción, lo que representa un alto porcentaje de ocupación, pero que no llega a ocupar todos los espacios que hoy tiene el desempleo que ha tomado cuerpo en Bucaramanga debido al abandono estatal, la falta de oportunidades y a la politiquería imperante.

De esta última (politiquería) donde solo se beneficia una minoría que anda detrás de los llamados jefes políticos, llámense gobernador, alcalde, concejales, diputados y parlamentarios. Esa minoría está conformada por los llamados ediles y uno que otro integrante de Juntas Comunales afectos a la dirigencia de la política partidista que impera en la capital de Santander, que en verdad es un porcentaje muy bajo en comparación con el grueso de la comunidad que sufre del abandono gubernamental.

Encuestas y sondeos de opinión realizadas en las calles de la ciudad, revelan que el índice de desempleo sobrepasa el 60%.

De acuerdo con la ONG Fundación Compromiso, “el nivel de informalidad llegó al 62%, uno de los más altos del país y si existe un nivel de desempleo bajo es porque estos informales que viven en el “rebusque diario” no están buscando empleo. Sin embargo su situación no es la mejor”.

LAS CIFRAS DEL DNP Y EL DANE

El Departamento Nacional de Planeación- DNP y el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE-, entregan los resultados  de pobreza monetaria durante el año móvil julio 2013-junio-2014, donde el porcentaje de personas en situación de pobreza en el país fue de 29.3%; en las cabeceras de 25.6%; y en el resto de 41.6%.

Así mismo, el porcentaje de personas en situación de pobreza extrema para el mismo periodo de tiempo a nivel nacional fue de 8.4%; en las cabeceras de 5.4% y, en el resto de 18.2%. 

Para el Departamento Nacional de Planeación -DNP-, la línea de pobreza o costo per cápita en Colombia es de $208.404. En otras palabras para el total nacional: Un hogar de cuatro personas es clasificado como pobre si su ingreso total es inferior a $833.616; si la familia vive en las cabeceras su ingreso cambia a $919.420; si vive en el resto a $550.448.

Por otra parte, para el año corrido julio 2013-junio 2014, la línea de pobreza extrema aumentó un 0.7 % en la nación con $92.312. Es decir, que para un hogar compuesto por cuatro personas, son clasificados como pobres extremos los que tengan un ingreso por debajo de  $369.248 a nivel nacional; $386.192, a nivel de las cabeceras y, $313.328, en el resto.

Este valor para medir la pobreza extrema, que calcula el DANE, se considera como el monto mínimo de dinero necesario para adquirir una canasta de alimentos que necesita una persona para sobrevivir como ser humano. Es por lo tanto un monto discutible, pero indica al mismo tiempo que se está bajo la línea de pobreza o indigencia.

En el caso de Bucaramanga, ¿puede una familia de cuatro personas cada mes: Comprar alimentos, pagar servicios públicos (acueducto, alcantarillado, aseo, gas domiciliario, electrificación de la vivienda, electrificación pública) impuesto predial, Valorización, la educación de los hijos, la salud, con un salario de $919.420 mensuales? ¿Puede hacer lo mismo una familia de cuatro personas que entre todos obtienen en un mes de trabajo la suma de $386.192 (extrema pobreza), como es el caso de los vendedores ambulantes, que están en ese nivel? A estas familias son las que Planeación Nacional incluye dentro del renglón de empleados, cuando su realidad es otra. Bucaramanga con su actual gobierno, ha vivido un ‘desempleo de larga duración’, donde el trabajo escasea y quienes quieren trabajar en el ‘rebusque’ para llevar el sustento diario a su familia, son atacados y obligados a abandonar su forma laboral, con medidas represivas del gobierno elegido por esa comunidad.

¿DÓNDE ESTÁ LA IGUALDAD?

Bucaramanga según el gobierno nacional, es una de las ciudades con menos desigualdad, donde los ingresos para las familias son más paritarios; donde existe una menor diferencia entre los que tienen más con los que tienen menos que en otras ciudades del país.

Lo anterior, en la realidad no es verdad: Unos viven en el norte (estratos uno y dos), otros viven en Ruitoque ("estrato 20"); unos viven en la escarpa ("estratos menos 1"), otros viven en Cabecera (estrato 6).

La desigualdad es mayor cada día más con el apoyo del gobierno de turno que en el municipio de Bucaramanga entrega su contratación a un pequeño (diríase minúsculo) número de contratistas amigos del gobernante de turno, mientras que ingenieros capacitados para ejecutar las obras, que no cuentan con ningún apoyo político, quedan al margen de las convocatorias de licitación.

El gobierno está en la obligación de mejorar (¿?), para que en realidad Bucaramanga tenga los bajos niveles de pobreza de la que el gobierno nacional habla; para ello se debe desarrollar esquemas de empleo, oportunidades, ingresos y trabajar por una ocupación laboral digna y una mayor distribución de la riqueza porque la desigualdad en la ciudad, es muy alta y se constituye en un freno para cualquier iniciativa que procure erradicar la pobreza y mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad, por cuanto las cifras del gobierno nacional según la gente del común, nunca han sido creíbles; ahora se confirma esta premisa, donde la realidad ciudadana riñe con las cifras estatales.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.