Publicado el 11 de septiembre de 2014

Un año después de asesinato de periodista,
reacciona comandante de policía

El comandante del segundo distrito de Policía del Magdalena Medio en llamada ofuscada
a este medio, reaccionó este 11 de septiembre sobre lo publicado por la muerte
del abogado y periodista Edison Alberto Molina Carmona.

El periodista y abogado Edison Alberto Molina Carmona, fue asesinado el 11 de septiembre de 2013 (hoy hace un año) cuando transitaba en motocicleta por las calles de Puerto Berrío (Antioquia) en compañía de su esposa, momentos después de abandonar la emisora Puerto Berrío Stéreo, donde tenía un programa de opinión y consultoría jurídica.

El capitán Juan Carlos Fuentes, comandante del segundo Distrito de Policía Magdalena Medio con sede en Puerto Berrío (Antioquia), un año después de la muerte a bala del periodista Molina Carmona, llamó a periodicoportada.com para rechazar, de manera acalorada, la publicación titulada ‘En el Magdalena Medio es un peligro denunciar la corrupción’ donde se hace un recuento de lo difícil que es en esa región del país, atacar la corrupción administrativa.

El oficial policial, señaló que él y su institución no tuvieron nada que ver con la muerte del periodista, por cuanto no estaba bajo su responsabilidad, ya que para ello existe la Unidad Nacional de Protección. Esta aclaración no ha sido solicitada por este medio.

Sin embargo, según la revista Semana en su edición digital del 14 de febrero de este año (2014), “la Procuraduría Provincial y la Fiscalía municipal enviaron al teniente Julián Andrés Flórez, comandante de la Policía de Puerto Berrío, una orden para “realizar las actividades pertinentes para proveer de protección policiva y evitar afectaciones futuras en la vida e integridad del señor Édinson Alberto Molina”, “…pero esta protección nunca se llevó a cabo, por lo menos así lo denuncian familiares de Édinson y un policía de Puerto Berrío, quien después de haber vivido durante cuatro meses “un infierno” al querer advertir a sus superiores de las irregularidades que presenció”, de acuerdo con denuncias recibidas por la misma revista. El policía que denunció el abandono del periodista por parte de su institución pidió la baja ante la presión ejercida por compañeros y superiores. (Ver Revista Semana).

CONTRADICCIONES DEL POLICÍA

Contrario a lo publicado por la revista Semana, en su llamada a periodicoportada.com el hoy Comandante del Segundo Distrito de Policía Magdalena Medio, se contradice al argumentar que el periodista asesinado no estaba bajo protección policial, sin embargo le tenía asignado un agente  para que pasara revista a la oficina, (las llamadas rondas policiales) pero nunca un escolta permanente. El interrogante que surge a la afirmación del oficial de la policía es: Si Molina Carmona no estaba amenazado, ¿por qué le tenía programadas rondas policiales?

Para algunos amenazados, las rondas policiales no son garantía de seguridad, por cuanto lo único que hace el agente encargado es preguntar, cada vez que hace la ronda, cómo se encuentra la víctima y se apresura a que esta le firme un listado pre-elaborado, para confirmar ante sus superiores, su presencia en el lugar solo por unos minutos.

Además con su afirmación, el capitán que se comunicó con la redacción de periodicoportada.com contradice lo que en su momento manifestó el entonces comandante de la Policía para el Magdalena Medio, coronel Ramiro Castrillón, quien le dijo al diario La Opinión de Cúcuta, que la víctima “no había reportado amenazas”.

Por su parte, el Comité para la Protección de Periodistas, en comunicado público, destacó que según colegas de la emisora, Molina “había recibido varias amenazas en los últimos meses, incluyendo una bolsa plástica llena de tierra negra y huesos no identificados que llegaron una semana antes de ser asesinado”.

LO QUE DECÍA EL COMANDO DE POLICIA EN BARRANCABERMEJA

El periodista y abogado Edison Alberto Molina Carmona, iba en su moto junto a su compañera cuando desde otra motocicleta un pistolero le disparó, según el coronel Ramiro Castrillón, quien en el momento de los hechos ocupaba la comandancia de la policía en la región del Magdalena Medio, con sede en Barrancabermeja, ciudad ubicada a 98.4 kilómetros al norte de Puerto Berrío, sitio del crimen.

Decía el coronel Castrillón, que la policía en ese momento manejaba varias hipótesis sobre el asesinato de Molina, entre ellas estaba que el homicidio estaba relacionado con su trabajo como abogado litigante y presuntas luchas políticas con la administración local de Puerto Berrío. Pero al parecer el crimen del comunicador se debió a las continuas denuncias que hacía en contra de la corrupción administrativa en el municipio (Leer informe del Comité para la Protección de Periodistas).

UNIDAD DE PROTECCIÓN CALLADA

La Unidad Nacional de Protección, una entidad politizada que por estos días está enfrascada en un complejo escándalo de corrupción, dentro del llamado “Carrusel de las Coimas”, por el manejo de los recursos públicos dedicados a esta delicada labor de protección, lo que genera incertidumbre por la capacidad real del Estado de proteger a los defensores y defensoras en riesgo, en el momento del asesinato del periodista en Puerto Berrío no entregó explicación alguna sobre el abandono en que se encontraba la víctima por parte de las autoridades encargadas de velar por la ‘vida, honra y bienes’ de la comunidad.

AMENAZAS DEL ALCALDE


Palabras del alcalde de Puerto Berrío días antes del asesinado del periodista y abogado Edison Alberto Molina Carmona.  

Una situación que no ha sido aclarada, se relaciona con las amenazas, que días antes a la muerte del periodista, profirió el alcalde de Puerto Berrío, Robinson Baena, a través de un canal local de televisión.

En esa aparición pública, Baena trató de "enanos", "microbios" y "gérmenes" a quienes cuestionaban su labor administrativa. "... a esos son los que vamos a eliminar", enfatizó el funcionario y, a los pocos días, el periodista Edison Alberto Molina Carmona fue asesinado en plenas calles céntricas del municipio.

Aunque después, el alcalde indicó que con sus palabras no quiso agredir a Molina Carmona, amigos del periodista asesinado, le dijeron al Noticias Uno de la televisión colombiana, que esas afirmaciones de Baena, llevaron a la muerte al periodista que se había convertido en "una piedra en el zapato" para la adminsitración del municipio ubicado en el nordeste antioqueño sobre la zona del Magdalena Medio, que en épocas pasadas fue escenario de la presencia paramilitar que cobró la vida de un alto número de personas que no estaban de acuerdo con su posición ideológica. (Ver Noticias Uno)

Mientras tanto, las autoridades judiciales encargadas de la investigación para esclarecer la identidad de los responsables determinadores y materiales del asesinato, también permanecen calladas, por lo que no se descarta que el crimen de Edison Alberto Molina Carmona, sea uno más de los cometidos contra periodistas que se mantendrán impunes en Colombia.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.