Publicado el 15 de agosto de 2014

'Lucho' Bohórquez "el rey de la corrupción"

Así llaman ahora al alcalde de Bucaramanga, en el ámbito de algunos Ingenieros que se sienten maltratados por el favorecimiento continuo que presentan las licitaciones
otorgadas por el Gobierno de Bucaramanga a sus amigos.

La adjudicación de la licitación del intercambiador del ‘Mesón’ de Los Búcaros en medio de fuertes  cuestionamientos, confirmó para un sector de la Ingeniería santandereana el comportamiento irregular que el Gobierno de la capital de Santander tiene cuando se trata de entregar a dedo los contratos de obra pública. Esta licitación fue considerada como “sospechosa”.

Una de las obras que van a ser pagadas por el pueblo en una extraña jugada por parte del Concejo y el propio alcalde, (Contribución de Valorización) es el llamado intercambiador que estará ubicado en el antiguo sector donde funcionaba el establecimiento comercial denominado Mesón de los Búcaros, el que para expertos en temas viales, en nada descongestionará el ya colapsado tráfico vial de la capital santanderana.

Para los entendidos en materia contractual, la adjudicación de esta obra por valor de $54.000’000.000 estuvo ‘preñada’ de irregularidades donde fueron violentados los principios de contratación estatal desde el mismo momento en que salió a la luz pública dicha Licitación. Sin importar los fuertes cuestionamientos esgrimidos por entidades conocedoras de la contratación pública, la Alcaldía de Bucaramanga con su  Secretaría de Infraestructura tomó la determinación de adjudicar la obra.

Los trabajo que según el cronograma de actividades, serán ejecutados en un término de 14 meses, quedó en manos del Consorcio Bucaramanga, integrado por las empresas Pavimentos Andinos (50% de participación), Pavigas (17%) y Petrolabin (33%), empresas que en su conjunto ofertaron un precio inferior en solo $2’000.000 al oficial.

VIOLACIONES A LA LEY

En la audiencia de adjudicación, el Comité Transparencia por Santander e interesados en el proyecto volvieron a prender las alarmas sobre las presuntas irregularidades a lo largo del proceso de selección, que solo contó con un oferente.

Entre los cuestionamientos de la Licitación se encuentran la restricción a la pluralidad de oferentes y el tratamiento de la única propuesta que se presentó y que, como ya se había hecho pública, era y fue la ganadora.

Secretaría de Infraestructura dio a conocer que está basada en los estudios y diseños del intercambiador de Los Búcaros fueron elaborados por la UIS desde tiempo atrás,  los no han sido revisados ni ajustados, salvo en el incremento presupuestal. Hay que recordar que esa universidad también realizó los diseños pata el intercambiador de Neomundo los que no estuvieron ajustados a la realidad de la obra, lo que implicó adiciones del 50% sobre el valor total.

Otra de las observaciones, tuvo que ver con el Consorcio ganador: Dentro de su propuesta presentó una ‘programación de obra’ que sobrepasa los 14 meses en los que está planeado el plazo de ejecución del intercambiador, lo que es una causal ineludible de rechazo de dicha  propuesta. Ante el escándalo suscitado por este hecho, la firma que iba a ganar y ganó la Licitación, modificó y habilitó la propuesta. 

No obstante, más adelante, desde Esgamo se aseguró que se hacían cálculos de cuadrillas (personal que cumple una acción determinada acción de una obra), en números décimales, algo que “no es posible porque se está hablando de personas y no es posible fraccionar a una persona”. 

CERO PLURALIDAD

La formulación de cronogramas tan ajustados que restringían la pluralidad de oferentes, fue una de las tantas críticas hechas por el Comité Transparencia por Santander y los potenciales oferentes a los procesos de selección de la Alcaldía de Bucaramanga. 

Para los observadores, esta licitación al igual que las demás que ha adjudicado la Alcaldía de Bucaramanga, solo permitió a los interesados en ofertar 11 días hábiles contados a partir de la publicación definitiva de las condiciones. “Aunque si bien es cierto que no existe una norma que dé un tiempo exacto, en aras de la coherencia y la transparencia y más para quienes conocen el sector, ese rango es mínimo y más si les piden una programación de una obra de tal magnitud”, dijo María Juliana Acevedo, vocera de Transparencia por Santander. 

LICITACIÓN DIRIGIDA

La casi totalidad de las empresas que aspiraron a adjudicarse la Licitación elevaron la solicitud de que el plazo se ampliara por lo menos a ocho días, pero el Gobierno local solo permitió la ampliación en dos días, dentro de lo que consideran una “Licitación dirigida”. Además y pese a que los requisitos que debe presentar una empresa para habilitar su propuesta pueden ser acreditados hasta el momento antes de la adjudicación, a la empresa Esgamo, se le negó esa oportunidad.

Según su representante legal, Guillermo García, “a nosotros nos impidieron presentar la propuesta argumentando que si nuestra experiencia no estaba inscrita en el RUP no era válida. Sin embargo, el punto es que pedimos que se pudiera allegar el acta reliquidación porque lo del RUP se encontraba en trámite. Aquí nos cercenaron la posibilidad de participar y restringieron abiertamente la pluralidad, máxime cuando ellos conocían de la idoneidad porque fuimos uno de los ejecutores del intercambiador de Neomundo”. Por eso, el día del cierre solo se presentó una oferta “que era de antemano la que iba a ser beneficiada con la adjudicación”, dijeron representantes de otra de las empresas interesadas. 

El Comité Transparencia por Santander indicó no estar satisfechos con las respuestas por lo que  “vamos a estudiar detalladamente cada uno de los puntos del documento”. Es sospechoso que las observaciones sean respondidas con argumentos sin mucho piso jurídico y técnico y que termine pasando lo de siempre, y es que un solo proponente allegue la oferta para ganar la Licitación”.

Todas esas irregularidades que se presentan serán de conocimiento de la Procuraduría Regional de Santander, con el fin de que se tomen las medidas correctivas pertinentes para que en lo sucesivo, el actual gobierno del Municipio de Bucaramanga, cumpla dentro delos límites legales, la adjudicación de los contratos de obra pública.

VEA TAMBIÉN:

Corrupción desde el Despacho del Alcalde de Bucaramanga


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.