Periodismo independiente para la promoción de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz.

 

Se les caen las obras a los "Mejores Gobernadores de Colombia"

Conozca quiénes son los constructores e interventores de la represa de Vélez, colapsada hace unos días. La interventoría fue hecha a través de redes sociales, denunció actual Secretario de Infraestructura del departamento de Santander.



La construcción de la represa, necesaria para el abastecimiento de agua al municipio de Vélez en el sur del departamento, fue contratada por el gobierno del hoy Senador de la República, el liberal Horacio Serpa Uribe, adjudicación hecha a través de la Resolución 17954 de noviembre de 2011 y el Contrato de Obra 2003 de 2011 al Consorcio V.A.S.C.A., con sede en Bucaramanga, cuyo representante legal es Jesús Alberto Almeida Saaibi. La ejecución de la obra fue hecha en la administración del Gobernador de ‘Santander en Serio’ Richard Alfonso Aguilar Villa. A ambos, durante su presencia en el cargo, una entidad particular consideró como los ‘mejores Gobernadores de Colombia’, luego de que varias de las entidades que la conforman, recibieran contratación de ambas administraciones.

De acuerdo con investigaciones adelantadas por periodicoportada.com, el gobierno de Serpa, planeó la obra en una Secretaría cuestionada por sus pésimos resultados (Secretaría de Planeación) y, a través de su controvertido Secretario de Infreaestructura Edgar Augusto Pedraza Gómez, firmó el contrato por la suma total de $6.838’894.439, con Jesús Alberto Almeida Saaibi, representante legal del Consorcio V.A.S.C.A., sin contar con adiciones posteriores. (Ver Contrato)

Mientras tanto, la interventoría era adjudicada a Civing Ingenieros Contratistas representada por Fabián Omar Vallejo Obando con sede en Bogotá, a través del Contrato 2125 de 2011 por valor total de $595’225.185.

Lo grave de esta interventoría, fue que, ejecutó el contrato “a través de fotos que la comunidad le enviaba por la red social Facebook”, según lo denuncia pública hecha por el actual Secretario de Infraestructura Mauricio Mejía Abello. De acuerdo con lo dicho por Mejía Abello, en la obra “se enterraron $12.000’000.000”. Hoy la represa después de colapsar, quedó inservible, pues se reventó por la parte inferior al utilizar materiales de plástico, de poca calidad.


Represa de Vélez, destruida ante la mala calidad de los materiales utilizados, según el actual Gobierno de Santander.

CONSTRUCCIÓN Y OPERACIÓN
DE LA REPRESA

La obra fue proyectada para ser entregada 8 meses después de haberse firmado el Acta de Inicio, sin embargo, se tomó los 4 años del gobierno de Aguilar Villa, entre suspensiones y adiciones presupuestales, lo que la encareció, hasta el punto que su valor superó el doble del pactado al inicio, lo que podría convertirse en un proceso que deberá adelantar la Procuraduría General de la Nación para establecer esa realidad.

La represa de Vélez, entregada el 18 de diciembre de 2015 por el Gobierno de Santander y la empresa de Servicios Públicos de Santander, ESANT, y que no fue recibida de manera oficial por la alcaldía de Vélez, colapsó el pasado martes 7 de junio en la mañana. Una falla en el sistema de compuertas y un posible movimiento de tierra provocó el desbordamiento de sus aguas. La represa había comenzado su llenado hace apenas 15 días, con una capacidad de 175 mil litros de agua.

Pasados cinco meses de su entrega, la represa no se había podido estrenar como solución, porque la falta de lluvias no ayudaba en el propósito de llenado; pero ahora que se intensificaron las lluvias el muro de contención colapsó, se corrió en su parte alta más o menos 10 metros, y al correrse dañó las tuberías de evacuación del sistema, y en este momento, por las fuertes lluvias en el sector, el agua pasa por encima del muro.

La represa no resistió el llenado, y la comunidad teme que, con un remiendo, el gobierno de Santander disimule la realidad de una obra con defectos y sobrecostos. "De hecho (anota una de las fuentes), los ingenieros de la interventoría y de la alcaldía comentaron que es un peligro reparar, que esa obra hay que volverla a hacer".

La presa colapsada, está ubicada en la vereda Batán, tiene 2 captaciones una en la quebrada Chitoca y otra en la quebrada El Batán, donde, según el proyecto tenía que represarse más de 100.000 metros cúbicos, con una altura de presa de 18 metros. Las dos captaciones deberían llegar a un tanque regulador y de ahí se conduciría las aguas por 3.5 kilómetro a la planta de potabilización para beneficia a habitantes del casco urbano y algunas veredas.

ENTREGADA CON ‘BOMBOS Y PLATILLOS’

La represa de Vélez, fue entregada el pasado 18 de diciembre de 2015 con ‘bombos y platillos’ por el entonces Gobernador de Santander, Richard Alfonso Aguilar Villa y Edwin Ballesteros, entonces Gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santander, ESANT. Apenas hacía 15 días había comenzado su llenado, con una capacidad de 175 mil litros de agua. (Ver foto inaugural).

El hoy exgobernador Aguilar Villa, calificaba en su cuenta de Twitter, como “histórica” la entrega de la obra, que solucionaría el desabastecimiento de agua en un municipio muy afectado por la escasez del recurso. (Ver Twitter).

Leonardo Javier Pico Ortiz, alcalde de Vélez, indicó con preocupación lo sucedido. “El muro de contención colapsó, se corrió en su parte alta más o menos 10 metros, y al correrse dañó las tuberías de evacuación del sistema, y en este momento, por las fuertes lluvias en el sector, el agua está pasando por encima del muro”.

El daño que se evidencia en la estructura es grave, por lo que fueron evacuadas 75 familias residentes de la zona, los vecinos de la quebrada la Batanera, que pasa desde Vélez hasta Güepsa, para evitar hechos lamentables.

Se estimaba, según el contrato firmado, que los trabajos de construcción durarían ocho meses, es decir, la obra tendría que haberse entregado en agosto de 2012, sin embargo, la entrega fue hecha el 18 de diciembre de 2015.

La obra fue ejecutada como parte del Plan Departamental de Aguas (PDA), iniciativa que propuso el gobierno de Richard Aguilar en su Plan de Desarrollo, y que fue aprobado en tiempo record por la Asamblea Departamental en 2012. El propósito de la estrategia, buscaba que el Gobierno Departamental adelantara la construcción, mantenimiento y mejoramiento de 60 sistemas de acueducto y 40 de alcantarillado, con inversión de recursos del Departamento y la Nación.

Para la ejecución del PDA, el Departamento creó la Empresa de Servicios Públicos de Santander ESSANT, que tuvo por primer gerente al abogado Edwin Ballesteros. En su nuevo destino, Ballesteros asumió los proyectos del PDA, entre los que se contaba la construcción de la represa de La Batanera, que, como se dice arriba, había sido aprobada por la gobernación de Horacio Serpa en el año 2011

CAMBIO DE DISEÑOS

El actual Secretario de Infraestructura del departamento, Mauricio Mejía Abello, confirmó que el consorcio encargado de esta construcción efectuó un cambio a los diseños luego de ser radicados en la Ventanilla Única.

Además, el constructor le habría advertido a la Empresa de Servicios Públicos de Santander, ESANT, que el terreno no era viable, y aun así la entidad departamental le dio vía libre para la construcción.

VARIOS CONTRATOS

Fueron necesarios varios contratos para construir la represa de Vélez. En uno de ellos, el municipio de Vélez invirtió la suma de $17’145.000 a través del Contrato de Compraventa 144 de 2014 firmado por la entonces alcaldesa Yaneth Cristina Grandas Castañeda, para la “compraventa de insumos y mantenimiento de árboles plantados en la perimétrica de la represa del municipio de Vélez, que sustentan el fluido acuífero de las quebradas Batán Grande, Batán Chica y Batán Media, de conformidad a los precios y especificaciones que trata la propuesta presentada por el contratista y al Pliego de Condiciones establecido por la entidad para este fin…”. La siembra de árboles, de acuerdo con el contrato, fue ejecutada por Waldir Fernando Serrano Santamaría, en un término de 15 días. (Ver Contrato)

Hoy, los habitantes de Vélez recuerdan que el 11 de julio de 2011, en reunión cumplida en ese municipio, el entonces gobernador Horacio Serpa Uribe “con su palabra de santandereano”, anunció que en la siguiente semana salía a licitación la construcción de la represa para Vélez. "Por fin pudimos vencer todas las dificultades que se nos presentaron, una gestión de 3 años en la que estuvo el alcalde, el concejo, la comunidad y la gobernación una obra que va a brindar la posibilidad de tener agua potable en el casco urbano y zonas aledañas por lo menos durante 25 años", afirmó en ese momento el gobernador Horacio Serpa Uribe.

DAÑO FISCAL LATENTE

El 20 de diciembre de 2013, el entonces Contralor de Santander, Argemiro Castro Granados, advirtió al gobernador Richard Aguilar Villa y a la alcaldesa de Vélez Yanet Grandas Castañeda “sobre el riesgo de daño al patrimonio público que el Departamento de Santander y el Municipio de Vélez asumen al no iniciar las acciones y seguimientos pertinentes para proteger la inversión en la ‘optimización del acueducto urbano y rural del Municipio de Vélez, departamento de Santander’, ya que si no se realizan las obras proyectadas, no prestaría el servicio a la comunidad como se planteó, lo que puede conllevar al deterioro de las inversiones allí realizadas…”.

Para subsanar las irregularidades encontradas, el Contralor solicitó que dentro del marco de sus competencias en el término de “10 días hábiles presente las medidas adoptadas para su atención”, sin embargo, el tiempo corrió y las consecuencias salen hoy a la luz pública. (Ver Control de Advertencia).

El 27 de noviembre de 2014, la Contraloría seccional luego de visitas a las llamadas ‘Obras Inconclusas’, determinó falencias en la etapa de Planeación por parte del gobierno de Horacio Serpa, “lo cual se refleja en un adicional en tiempo de ocho (8) meses, además del adicional en recursos tanto para el contrato de obra como de interventoría; sin embargo y pese a estas adiciones en tiempo y dinero la obra no se podrá concluir hasta tanto se realice la impermeabilización total del vaso de la presa, obra que amerita una inversión aproximada de $1.600.000.000 más. Se podría tipificar una conducta Disciplinaria por parte de los funcionarios del Departamento que viabilizaron el proyecto ya que los Estudios Previos de un Proyecto deben ser lo más exactos posibles, evitando incurrir en improvisaciones que terminan aumentando desmedidamente el valor de la obra o disminuyendo las cantidades inicialmente proyectadas, tal y como lo establece el ordenamiento jurídico y la jurisprudencia”.

Por estos hallazgos, uno de ellos disciplinario, la Contraloría de Santander responsabilizó a “Edgar Augusto Pedraza Gómez -exsecretario de Transporte e Infraestructura Departamental (2008-2011)- Gestor PDA Santander”, sin embargo, dos años después nada se sabe en qué terminó dicho proceso sancionatorio.

También, en febrero de 2015, la Directora de la Corporación Autónoma Regional de Santander, Flor María Rangel Guerrero, se mostró preocupada por el mínimo avance en la construcción de la represa de Vélez.

Precisó en ese momento Rangel Guerrero, que “tuve la oportunidad de visitar esta represa en el año 2012 y vengo nuevamente dos años después y la situación podría decirse que es la misma, es decir, el cambio en cuanto a la construcción no se ha avanzado ni en un 5% de lo que se tenía cuando vine en 2012” e indicó que era  preocupante “teniendo en cuenta el desabastecimiento de agua que se presenta en varios municipios de la jurisdicción de la CAS, entre los que se encuentran Vélez y otros municipios de la provincia”.

Las preocupaciones en el tiempo de construcción de la represa, llegaron también al Concejo de Vélez, donde el concejal Ferney González, en Sesión del lunes 4 de febrero de 2013, sugirió que se le preguntara al Consorcio VASCA cuál era el motivo por el cual no se iba a retirar la parte rocosa existente dentro de la represa, pues esto le restaba capacidad de almacenamiento de líquido y se interrogaba cuál sería la capacidad real de la represa, por cuanto si el diseño inicial contemplaba una altura de 18 metros de muro solo se iba a construir con una altura de 16 metros.

¿QUIÉNES SON LOS CONTRATISTAS?

El CONSORCIO V.A.S.C.A., según documentos entregado para participar en la “Licitación Pública INF-OBR-11-020 Optimización del Acueducto Urbano y Rural del Municipio de Vélez, departamento de Santander”, se conformó el 22 de septiembre de 2011 (dos meses antes de ganar la licitación) por Jairo Efraín Cerón Martínez con el 40% de la empresa temporal, José Fernando Suárez Duque con el 25%, Jesús Alberto Almeida Saaibi con el 25% y Alfredo Amaya H. Compañía Limitada con el 10%, con oficina ubicada en Bucaramanga. Tomó, para ejecutar la obra, la Póliza de Seguro de Cumplimiento B-100001633 por valor de $1’046.501, en la empresa Mundial de Seguros el mismo día de su conformación (22 de septiembre de 2011).
En el historial de los consorciados, se conoce que Alfredo Amaya H. y Cia Ltda, construyó 35 viviendas de Interés Social en el Proyecto Villas de San Ignacio, en el lote Bavaria II.
Jesús Alberto Almeida Saaibi, el representante legal del Consorcio V.A.S.C.A., fue beneficiado con varios contratos por parte del gobierno de Horacio Serpa Uribe, a través de su Secretario de Infraestructura, Edgar Augusto Pedraza Gómez. Entre esos, se encuentra el 2505 del 30 de diciembre de 2011 para construir “el Plan Maestro de Acueducto del casco urbano del municipio de Betulia” por valor de $2.380’560.653.
Por su parte, la empresa interventora, CIVING INGENIEROS CONTRATISTAS, con sede en Bogotá, fue una de las grandes beneficiadas con contratos de obras e interventorías por el gobierno de Richard Aguilar.
Entre la contratación entregada a la firma bogotana por el Gobierno de Santander (2012-2015), se encuentran:
Construcción y optimización del sistema de acueducto y alcantarillado del Corregimiento Peña Colorada del municipio de Enciso”.
Optimización del acueducto del casco urbano del municipio de Galán”.
Reconstrucción de la línea de conducción y sistema de acueducto del municipio de Molagavita”.
“Interventoría para la optimización y mejoramiento del sistema de alcantarillado del centro poblado Berlín en el municipio de Tona”.
Interventoría administrativa, técnica, financiera, social y ambiental, al contrato de obra pública, cuyo objeto es construcción de 5 aulas y una batería sanitaria y, dotación de mobiliario básico escolar en la institución educativa colegio Alfonso López del municipio de Puerto Parra”. “Construcción de un aula y una batería escolar en el colegio integrado del Carare sede B del municipio de Cimitarra”.
Construcción de 9 aulas y una batería y dotación de mobiliario básica en el colegio La Candelaria del municipio de Cimitarra”.
Construcción de 3 aulas en el colegio integrado de Yarima en el municipio de San Vicente de Chucurí”.
“Interventoría para la construcción del Plan Maestro de Acueducto del casco urbano del municipio de Betulia.
Construcción de 8 aulas y una batería sanitaria en el Colegio Integrado Madre de La Esperanza del municipio Sabana de Torres”.

DESDÉN GUBERNAMENTAL

El desorden administrativo que imperó en el gobierno de Richard Aguilar Villa, llevó a que no le hiciera un seguimiento adecuado a las obras, en este caso la construcción de la represa en el municipio de Vélez, lo que se hoy ve reflejado en la destrucción de la presa por la mala calidad de los productos utilizados, tal como lo denuncia el actual gobierno departamental a través del Secretario de Infraestructura.

Como hecho curioso se observa que entre los participantes en la Licitación para construir la represa en Vélez en el gobierno de Horacio Serpa Uribe, se encontraba en el 2011 Hecney Alexcevith Acosta Sánchez como representante legal del Consocio PMAC- VÉLEZ. Luego, Acosta Sánchez en el gobierno de Richard Aguilar, se convirtió en el Coordinador de Programa de Aguas para la Prosperidad de la Gobernación de Santander, oficina que tenía que ver con la construcción de la represa de Vélez.

A CONSTUIR DE NUEVO

Le corresponde al actual Gobernador de Santander, Didier Alberto Tavera Amado, atender la emergencia que amenaza la zona rural del municipio de Vélez y Guepsa. Por coincidencia, Tavera Amado escogió para su posesión al primero de los municipios mencionados.

El actual gobierno de Santander ordenó el desagüe de la represa para hacer un diagnóstico real de la falla, con el fin de contener el desconsuelo y la indisposición de los veleños.

Mientras tanto, el juicio de los pobladores es severo contra los exgobernadores Horacio Serpa Uribe y Richard Alfonso Aguilar Villa, las empresas (contratista e interventora) y los últimos dos alcaldes de la población: “Plata e ilusiones que se fueron en malos manejos y corrupción por los sobrecostos”, asevera un habitante de la zona. “La alcaldesa anterior no tuvo el carácter para suspender la obra y corregir lo que estaba quedando mal”, indicó otro de los afectados.

De acuerdo con el Secretario de Infraestructura de Santander, Mauricio Mejía Abello, se tendrá que construir de nuevo la represa, la que podría costar entre $15.000’000.000 y $20.000’000.000 lo que significaría que los habitantes de Vélez seguirán con el racionamiento de 12 horas que ahora tiene hasta que se construya una nueva represa.

Ahora, la comunidad afectada espera el trabajo investigativo y sancionatorio que le corresponderá a la Fiscalía y Procuraduría General de la Nación, a la Contraloría General de Santander y a la Contraloría General de la República, por cuanto están involucrados recursos del orden municipal, departamental y nacional en la ejecución de esa obra.


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.