Cinco líderes sociales asesinados en Santander, durante actual periodo presidencial

Así lo señala la página Kavilando.org. El gobierno de Santander busca ante los medios minimizar la criminalidad contra la dirigencia social en el departamento.

Santander ocupa el noveno lugar en materia de asesinatos de líderes sociales, desde la posesión del actual gobierno nacional. Solo está antecedido por Cauca con 32 líderes asesinados; Antioquia, 31; Norte de Santander, 19; Valle y Putumayo con 13 cada uno; Caquetá, 12; Nariño, 10; y Meta con 8 asesinatos de líderes sociales.

De los 325 líderes que están registrados en el departamento, más de la mitad (206), cuentan con medidas de protección debido a la labor que ejercen en las comunidades más vulnerables a la violencia.

Se contabilizan siete los docentes amenazados en Santander, debido a situaciones relacionadas con el conflicto interno. Las amenazas a profesores se han presentado en los municipios del área metropolitana de Bucaramanga, en el Magdalena Medio y en la provincia de García Rovira, de acuerdo con estadísticas llevadas por el Sindicato de Educadores de Santander.

La muerte, los atentados y las amenazas de líderes sociales, han provocado una reacción de miedo entre quienes adelantan actividades en defensa social y de los Derechos Humanos en los 87 municipios de Santander, entre ellos líderes sociales, campesinos y políticos, que, en varias oportunidades, han recibido amenazas de muerte.

NO SON ESCUCHADOS

Álvaro Torres, presidente de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos y Líderes, indicó que, en ocasiones, quienes denuncian ser víctimas de intimidaciones, no reciben la protección necesaria para evitar ser asesinados. “La situación en Santander es crítica. Mire lo que pasó con Yamile Guerra, había denunciado amenazas por el litigio de tierras y aun así la mataron, eso prendió las alarmas para todos los que se atreven a defender causas en Santander y el país”, dijo Torres.

Pese a que las autoridades departamentales aseguran que la mayoría de amenazas de muerte son provenientes de centros penitenciarios, los líderes sociales intimidados dicen que no es así y que siguen temiendo por sus vidas.

Lo que pasa es que los secretarios de gobierno y funcionarios públicos hablan desde un escritorio, por eso no es relevante que denunciemos, y eso significa que todos siguen corriendo riesgo“, explicó Torres, recordándose que el secretario del Interior Departamental de Santander, Andrés Fandiño, aseguró hace unos días luego que se presentara un atentado a bala contra el dirigente social Mauricio García González en el corregimiento Puerto Olaya jurisdicción municipal de Cimitarra, que la víctima “no es líder social”, sin embargo reconocía que la persona baleada desde hace meses trabaja en una campaña de sensibilización en torno al trabajo de las comunidades de Puerto Olaya (Santander) y Puerto Berrío (Antioquia).

CIFRAS DIVERSAS

Diversos son las cifras que, sobre el asesinato de líderes sociales, entregan el gobierno y distintas ONG. Según el informe del Instituto De Estudios para el Desarrollo y la Paz de Colombia (INDEPAZ), en el período entre el 1 de enero de 2016 y el 20 de mayo de 2019 en Colombia fueron asesinadas 837 personas, de ellas 702 eran líderes sociales y personas defensoras de derechos humanos y 135 exguerrilleros de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en proceso de reincorporación.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo informó “que entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de enero de 2019” en Colombia perdieron la vida 462 líderes sociales y defensores de derechos humanos, 25 de ellos en el 2019.

Según el senador Gustavo Bolívar, este año han sido asesinados 84 líderes sociales en Colombia, y en el lapso que lleva Duque como presidente, desde agosto de 2018, la cifra aumenta a 191.

Desde que se firmó el acuerdo de paz, en diciembre de 2016, han sido asesinados en Colombia 197 líderes indígenas; en el último año se han registrado 97 homicidios entre la población indígena en diferentes zonas del país. 

En lo que respecta al departamento de Santander, 20 líderes sociales han sido amenazados de muerte en lo corrido del presente año; dos de ellos abandonaron sus viviendas por temor a ser asesinados, cuando fueron advertidos a través de panfletos y llamadas telefónicas.