En el Magdalena Medio: Pésimo estado del río afecta la economía

Los permanentes bancos e islas de arena en el cauce del río Magdalena, ha provocado el encallamiento de embarcaciones, retrasos y pérdidas económicas en el transporte en general.

El principal río de Colombia vive momentos difíciles ante la indiferencia del gobierno nacional, que a través de CORMAGDALENA ha sido indolente para darle un mejor tratamiento y por ende mejores resultados a quienes lo utilizan como medio de transporte.

Los bancos de arena surgidos por el verano y el abandono estatal, ha provocado reiterados retrasos en el transporte de mercancía, automotores y pasajeros entre, Puerto Berrío (Antioquia), Barrancabermeja, Puerto Wilches (en Santander), Cantagallo, San Pablo (Bolívar) y Gamarra en el departamento de Cesar.

En los últimos días, los bancos de arena han provocado el encallamiento de dos ferris que hacen conexión entre Puerto Wilches (Santander) y San Pablo (Bolívar). Los ferris encallados, que transportaban carros cisternas cargados de combustible, mercancía y mercado, permanecieron por más de dos días en la mitad del río, lo que provocó pérdidas lamentables para la ya paupérrima economía regional.

PÉRDIDAS ECONÓMICAS

Estos inconvenientes, además de la pérdida de tiempo y de dinero entre los usuarios del río que lo utilizan para el transporte de carga y pasajeros, provocan desazón en las comunidades que dependen del transporte fluvial. Además, estos inconvenientes ayudan a incrementar el lamentable panorama que muestra un indicador de atraso en el que viven los municipios del Magdalena en su tramo medio.

Además de los bancos de arena, que son imperceptibles para el ojo humano, y que provocan los encallamientos, la alta sedimentación que hoy se presenta frente al muelle del municipio bolivarense de San Pablo, ha dejado la presencia de islas de arena, que afectan directamente la movilidad de las embarcaciones grandes y pequeñas.

Las comunidades ribereñas de los departamentos de Antioquia, Santander, Bolívar y Cesar, que conforman el llamado Magdalena Medio exigen a través de manifestaciones públicas, el dragado del cauce del río con el fin de que exista la suficiente profundidad, para la navegación de remolcadores y ferris que circulan a diario en el tramo Gamarra-San Pablo-Cantagallo-Puerto Wilches-Barrancabermeja y Puerto Berrío.