Fiscalía imputó cargos a funcionario, exfuncionario y contratista de la Empresa de Aseo de Bucaramanga

Ante un juez con función de control de garantías, la Fiscalía General de la Nación realizó la imputación de cargos en el marco de la investigación que adelanta sobre las presuntas irregularidades cometidas en el contrato de consultoría 096 de 2016 suscrito por la Empresa de Aseo de Bucaramanga (EMAB).

La Fiscalía hizo imputación de cargos al exgerente de la EMAB José Manuel Barrera Arias; jefe de disposición final de la misma empresa, Rubén Enrique Amaya Vanegas, y al contratista consultor Jorge Hernán Alarcón Ayala, por los delitos de falsedad en documento privado, contrato sin cumplimiento de requisitos legales e interés indebido en la celebración de contratos en la investigación que se adelanta sobre presuntas irregularidades en contratos entre la EMAB Y VITALOGIC.

El ente investigador solicitó la imposición de medida de aseguramiento domiciliario al contratista Alarcón Ayala, no obstante, el juez le impuso una medida no privativa de la libertad, decisión que fue apelada por la Fiscalía.

El contrato investigado, tenía como objeto realizar la elaboración y evaluación técnico ambiental, financiera y jurídica para la implementación de nuevas tecnologías en el sitio de disposición final de residuos sólidos del Carrasco, por un valor de $336’000.000.

Desde el 30 de mayo, la Fiscalía buscaba realizar la imputación; sin embargo, la defensa de los investigados interpuso recursos de apelación en dos ocasiones impidiendo el cumplimiento de la diligencia”, dice el comunicado de la Fiscalía.

LOS HECHOS

De acuerdo con las investigaciones llevadas por los Entes de Control, el mandatario local habría tenido un presunto interés indebido en la celebración de unos contratos que, al parecer, beneficiarían a su hijo Luis Carlos Hernández Oliveros.

Luis Carlos Hernández, al parecer, suscribió un acuerdo en donde estipulaba repartir comisiones para adjudicar ese contrato a la empresa VITALOGIC-RSU, y que contó con las firmas del asesor de la Empresa de Aseo de Bucaramanga (EMAB), Jorge Hernán Alarcón, y Carlos Gutiérrez. Ese dinero, al parecer, sería entregado como prima de éxito en el caso de que el contrato llegara a ser adjudicado a esa compañía.

Antes de que se iniciara la licitación de las basuras en Bucaramanga, ya el alcalde Rodolfo Hernández había designado unas “calaveras” como vulgarmente las llama; es decir, unas personas para que realizaran los pliegos de la licitación y la misma fuera adjudicada a la empresa de su preferencia, esto con el fin de que su hijo Luis Carlos Hernández recibiera un pago de US$100’000.000. Sobre este tema existen pruebas documentales autenticadas ante notaría pública”, explicó la denuncia interpuesta ante el organismo de control.

Entre las pruebas que sustentan el llamado a juicio, están las conversaciones de Whatsapp de las personas que lo suscribieron y en las cuales Hernández Oliveros dice que comentaba con su padre aspectos de la licitación que luego eran informados a los participantes y sobre las reuniones del alcalde sostenidas con los representantes de WastAway en Colombia, José Manuel Hormaza, Florin Volcinschi y Héctor Hernando Baquero, entre de abril y julio de 2016.

De acuerdo con las investigaciones, el alcalde de Bucaramanga coaccionó a César Augusto Fontecha Rincón, director jurídico de la EMAB. En el expediente en contra del mandatario local existe una declaración juramentada rendida por Fontecha Rincón, quien manifestó que el mandatario local lo llamó al parecer para decirle que procediera en el sentido que él quería, es decir: que aprobara que se beneficiara a VITALOGIC.