Nuevo distrito portuario en Colombia, se queda sin río

Mientras desde las afueras se proyecta una reunión con presencia de ministros y otros altos funcionarios nacionales para la recuperación de una ciénaga, en Barrancabermeja recientemente declarado Distrito Portuario, Biodiverso, Industrial, y Turístico, su principal atractivo turístico, el río Magdalena, se aleja ante la indiferencia de CORMAGDALENA.

Barrancabermeja, considerado el principal puerto sobre el río Magdalena en el interior de Colombia, y otrora capital petrolera del país, se debate hoy entre la incertidumbre de un pésimo gobierno local, el aumento de la corrupción administrativa, y el abandono de las altas esferas del gobierno nacional.

Además de la paupérrima economía que hoy mantiene cerrado un alto porcentaje del comercio, debido a la irresponsabilidad del gobierno del presidente Juan Manuel Santos que prometió la ampliación y optimización de la refinería de hidrocarburos más grande del país, lo que nunca cumplió, la segunda ciudad del departamento de Santander (en la zona nororiental colombiana), atraviesa por la peor crisis en sus 100 años de existencia como municipio.

Hace pocos meses, el congreso de la república aprobó una Ley para declarar a Barrancabermeja como “Distrito Portuario, Biodiverso, Industrial, y Turístico”, la que fue sancionada por el presidente Iván Duque Márquez y que debe ser implementada para dar inicio a lo que se cree, será una nueva puerta que se le abra a los barranqueños en busca de su recuperación social. Pero mientras la Ley se pone en marcha, la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena -CORMAGDALENA- creada a la luz de la Constitución Política de 1991, no cumple con sus objetivos, entre ellos, la preservación de río Magdalena y sus afluentes. Incluso, el viejo puerto sobre el río, poco a poco se socaba ante el empuje de las aguas y la debilidad de su ya débil estructura. Además, un puerto llamado de “Embarcaciones Menores” está destruido desde hace cerca de un año, sin que esa entidad del Estado se dé por aludida, pese a que sus oficinas están solo a 30 metros del destartalado puerto.

SE ALEJA EL RÍO

Desde hace muchos años, la corriente principal del río Magdalena se va alejando del puerto, lo que produce alta sedimentación en épocas de verano; a la par, el Magdalena agrega un nuevo record por la inoperancia del Estado: En los últimos cuatro años ha tenido tres proyectos que buscan recuperar su navegabilidad; dos de ellos, en el pasado gobierno de Juan Manuel Santos, iniciativas que ‘naufragaron’, y uno en el actual gobierno de Iván Duque. Sin embargo, este último sigue siendo un anuncio del que hasta ahora no se conocen sus alcances.

Es que recuperar la navegabilidad del Magdalena es importante para el desarrollo socio económico de la nación; por sus aguas se transporta el 94 % de los hidrocarburos del país a través de medianas embarcaciones, pero recuperado el cauce del río, se podrán movilizar buques de gran calado (de cerca de 2.10 metros de profundidad, suficientes para movilizar un convoy de seis barcazas con capacidad de 7.200 toneladas).

La recuperación de la navegabilidad del río y la recuperación de sus puertos, políticamente se ha convertido en un viejo anhelo que ningún mandatario ha conseguido con una chequera cercana a los 2 billones de pesos. Para eso fue creada CORMAGDALENA, para implementar iniciativas de beneficio para el río, pero la burocratización política desde sus inicios, en manos del entonces parlamentario Horacio Serpa Uribe, ha sido uno de los obstáculos para cumplir el objetivo encomendado por la Constitución Política colombiana.

DE ESTUDIO EN ESTUDIO

La recuperación de la navegabilidad del río Magdalena es uno de los grandes proyectos del país que se ha visto suspendido por el escándalo de corrupción de ODEBRECHT, ya que la Asociación Público Privada que en 2012 CORMAGDALENA le entregó a la firma NAVELENA le fue declarada su caducidad debido a que no logró el cierre financiero.

El actual gobierno de Iván Duque se comprometió con retomar el proyecto para mejorar la navegabilidad del principal río del país y que, de esta forma, sea aprovechado para incrementar significativamente el transporte de carga desde el centro del país hasta la costa norte, que en la actualidad depende en su mayoría del transporte por carretera, pues el proyecto de reactivar el transporte férreo, también está en ‘veremos’.

Al tomar posesión ante la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, como nuevo director de CORMAGDALENA, Pedro Pablo Jurado, se comprometió a asumir varios retos, como la adjudicación del nuevo proyecto de la Asociación Pública Privada para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena. Alrededor de 2.9 billones de pesos, son las vigencias futuras requeridas del proyecto.

Sobre el tema, se conoció que, para el presente mes de agosto, se iniciaría la publicación de pliegos y que la apertura de la licitación pueda abrirse en el próximo mes de octubre. Es decir, que, si se cumplen estos plazos, el nuevo contrato tendría que estar adjudicado en enero de 2020.

Por esa razón, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, CORMAGDALENA y ECOPETROL suscribieron un convenio para el mantenimiento de la navegabilidad en el tramo Barrancabermeja-Pinillos, mientras entra en vigencia el nuevo proyecto de APP para el río. “Seguimos blindando y fortaleciendo la reestructuración de la nueva APP para el río Magdalena, esta vez con este convenio con Ecopetrol que nos permitirá durante lo que resta de este año 2019 y 2020, mientras empieza a regir el proyecto, desarrollar actividades conjuntas de dragado y mantenimiento del canal para garantizar la navegabilidad y el transporte de carga”, señaló en su momento la ministra Orozco.

A través de este convenio deben desarrollarse actividades para la ejecución del plan de dragado y se acordará operar conjuntamente la draga de CORMAGDALENA en la zona del Canal de la Armada, uno de los sitios críticos de atención, muy importante por ser el punto de acceso a la refinería de Ecopetrol en Barrancabermeja.

Expertos advirtieron que con este convenio el riesgo que se puede correr es que el proyecto de navegabilidad se reduzca al dragado, comprometiendo vigencias futuras para el canal de acceso, y que Ecopetrol se quede con la operación del río.

LOS PROYECTOS ARCHIVADOS

Todo se inició en agosto de 2014 cuando el gobierno-Santos, le adjudicó la recuperación del río a la sociedad NAVELENA, conformada por ODEBRECHT, con el 87 % de participación, y VALORCON, con el 13 %. Pero tras los escándalos de corrupción de la primera de las nombradas, en octubre de 2017 el contrato se liquidó, con la promesa de Santos de cumplir con la navegabilidad durante su administración. En consecuencia, la ANI inició la estructuración de una APP que incluía obras en el canal de acceso al puerto de Barranquilla. Sin embargo, nunca tuvo el visto bueno del Ministerio de Hacienda y dicha iniciativa quedó archivada.

El nuevo gobierno nacional, decide avanzar con la idea de la navegabilidad, pero haciéndole ajustes a la iniciativa que dejó su antecesor, ya que según el Ministerio de Transportes había que hacerle modificaciones en cuatro temas: económico, técnico, ambiental y jurídico. En este proceso ha pasado el tiempo del actual gobierno de Iván Duque.

Mientras la tramitología acompaña al gobierno nacional, la corrupción se desboca en el gobierno local, y el abandono estatal es latente, Barrancabermeja se sumerge en el caos administrativo, la incertidumbre económica que le dejó la suspensión de los trabajos de ampliación de la refinería, la destrucción de su puerto fluvial y el alejamiento que día a día es más palpable de la corriente principal del río grande de la Magdalena, por donde ingresó la civilización al centro del país.