Por vencimiento de términos, libres inculpados de corrupción en Barrancabermeja

Los presuntos responsables de sabotear una revocatoria del mandato, están libres. Igual ocurre con el alcalde de esa ciudad, vinculado al llamado proceso de los “niños fantasmas”.

Hace unas horas, un juez dejó en libertad al alcalde de Barrancabermeja, Darío Echeverri Serrano por vencimiento de términos. La Fiscalía que lleva el caso dejó pasar el tiempo sin intervenir para que la justicia fuese eficiente, categórica y determinante para condenar o eximir al alcalde en dos procesos que por corrupción le fueron abiertos y de los cuales algunos medios hicieron alharaca mediática.

Con anterioridad, en junio pasado, el alcalde de Barrancabermeja también había salido favorecido con un vencimiento de términos, al igual que el exconcejal John Jairo Moros y el exdirector del INDERBA Christian Juliao, inmersos en el delito de constreñimiento al elector.

Para analistas de la justicia en Santander, el hecho no es dejar en expectativas a los procesados aplicándoles el habeas corpus o el vencimiento de términos, levantándoles las medidas de aseguramiento. La justicia, representada en este caso por la Fiscalía, debe estar atenta en los seguimientos que está en la obligación de ejecutar, para no permitir que sus inculpados “se salgan con las suyas”, como parece ser esta caso.

LOS ESCÁNDALOS DEL ALCALDE Y SUS ‘AMIGOS’

En Barrancabermeja, por la mala gestión, al alcalde Darío Echeverri la ciudadanía buscó revocarle el mandato, sin embargo, algunas “jugadas maestras” del alcalde y sus amigos impidieron que la revocatoria se diera.

La Misión de Observación Electoral (MOE), a través de denuncias públicas y penales puso en conocimiento el hecho, por lo que la Fiscalía, muy acuciosa, a comienzos de febrero de 2018 capturó al alcalde Darío Echeverri Serrano, su esposa Mariluz Núñez, Christian Juliao Camacho, director del Instituto para el Fomento del Deporte, la Recreación, el Aprovechamiento del Tiempo Libre y la Educación Física de Barrancabermeja (INDERBA) y John Jairo Moros Renales, exconcejal del ´puerto petrolero’, quienes hacían parte de un comité en contra del proceso electoral.

En sus investigaciones, la Fiscalía identificó irregularidades que habrían atentado contra la libertad de los electores y el desarrollo de la misma revocatoria, entre ellas, maniobras engañosas para evitar que los electores fueran a las urnas, pago de dinero en efectivo, intimidación a empleados y funcionarios; utilización de planes de gobierno y retención de cédulas.

Las evidencias físicas y las pruebas testimoniales recopiladas, permitieron a la Fiscalía obtener varias órdenes de captura contra funcionarios y particulares que habrían presionado al electorado para que no hiciera parte del mecanismo de participación ciudadana y, al parecer, incurrieron en diversas prácticas que impidieron a los habitantes ir a las urnas”, indicó la entonces Vicefiscal General de la Nación, María Paulina Riveros.

Sin embargo, toda esa información, documentación, y testimonios obtenidos por la Fiscalía en sus investigaciones, no han sido suficientes para que un juez de la república tomara determinaciones que hubiera permitido conocer si los inculpados eran o no culpables de lo que se les indilgaba. El vencimiento de términos para el alcalde y sus amigos, atrasa el proceso que podría desembocar en una exoneración total de los presuntos delitos cometidos y la salida definitiva de quienes están incluidos en las investigaciones.

LOS “NIÑOS FANTASMAS”

Este nuevo escándalo contra el alcalde Darío Echeverri Serrano, fue dado a conocer dentro de una investigación publicada a través del periódico El Espectador por el periodista investigador Alberto Donadío quien en dos crónicas destapó este nuevo hecho de corrupción perpetrado dentro del gobierno del alcalde Echeverri.

En 2016 la Secretaría de Desarrollo Económico y Social de Barrancabermeja contrató con una fundación privada la realización de talleres de pintura, folclor, cuenteros y expresiones musicales. La entidad, Fundación para el Desarrollo Social y Científico de Colombia (FUNDESOCOL), recibió del municipio más de $1.100’000.000. A cada taller supuestamente asistieron 840 niños.

Al examinar las planillas de la Secretaría, donde supuestamente constan los nombres de los estudiantes que participaron en los talleres, la investigación periodística detectó todo tipo de falsedades.

Donadío publicó sus investigaciones en diciembre de 2017 (https://www.elespectador.com/noticias/judicial/corrupcion-en-barrancabermeja-ninos-fantasmas-para-cumplir-un-contrato-articulo-730071).

En enero de 2018, la Procuraduría General de la Nación abrió una investigación, por presuntas irregularidades en la ejecución del referido convenio, donde se configuraba punibles penales que fueron trasladados a la Fiscalía que confirmó lo dicho por el Ministerio Público y responsabilizó al alcalde Darío Echeverri Serrano  celebración de contratos sin el lleno de requisitos legales, peculado e interés indebido en la celebración de contratos, en el convenio de cooperación suscrito entre la Secretaría de Desarrollo y la Fundación para el Desarrollo Social y Científico de Colombia, FUNDESOCOL.

Después de dos años de haber explotado el escándalo judicial por manipular el proceso revocatorio en su contra y un año de haber también salido a la luz pública el escándalo de los “niños fantasmas”, el alcalde y ‘sus amigos’ quedan en libertad, por “vencimiento de términos” aunque siguen ligados a las investigaciones.