Julio César Ardila Torres: De regreso a la libertad

Un Juzgado Especializado de Bucaramanga, mediante Auto fechado el pasado 16 de diciembre, le concedió la prisión domiciliaria al exalcalde de Barrancabermeja, condenado por un crimen que no cometió.

El exalcalde de Barrancabermeja, Julio César Ardila Torres, recibirá en las próximas horas, el beneficio de la prisión domiciliaria, luego de permanecer 10 años en la cárcel Modelo de Bucaramanga, donde purga condena de 28 años y 4 meses de prisión como “autor intelectual del crimen del locutor José Emeterio Rivas Rivas”, condena impuesta por Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Bucaramanga.

Ardila Torres, quien ya goza de permisos por 72 horas para visitar a sus familiares, ha superado las tres quintas partes de su condena y ha demostrado buena conducta en el patio siete de la cárcel Modelo de Bucaramanga, donde ha permanecido durante el tiempo de reclusión.

El mismo Juzgado, condenó también a Fabio Pajón Lizcano, exsecretario de Obras Públicas de Barrancabermeja y Abelardo Rueda Tobón, exsecretario de gobierno local, como coautores del asesinato del periodista José Emeterio Rivas. Pajón Lizano murió en la cárcel.

HECHOS

El 6 de abril de 2003 un grupo de paramilitares del Bloque Central Bolívar, BCB, asesinó a cinco personas en una finca en el corregimiento Meseta de San Rafael, al oriente de Barrancabermeja, Santander.

Según testimonios de desmovilizados, el jefe paramilitar Hernán Darío Marulanda, alias ‘Felipe Candado’, ordenó asesinar al locutor José Emeterio Rivas Rivas, porque constantemente denunciaba en su emisora los abusos de los ‘paras’ en la zona.  

Los paramilitares’ buscaron una persona cercana a Rivas Rivas para que lo invitaran a unos tragos en un bar de Barrancabermeja y luego lo llevaran a una finca donde iba a ser asesinado. Junto al locutor murieron cuatro personas que lo acompañaban en la supuesta fiesta. Hernán Darío Marulanda, alias ‘Felipe Candado’ murió en un accidente de tránsito ocurrido en la vía Aguachica-Ocaña ese mismo año: 2003.

Por estos mismos hechos, en 2009, el Tribunal Superior de Santander condenó al exalcalde de Barrancabermeja Julio César Ardila Torres y tres de sus funcionarios; uno de ellos murió de un paro cardiaco dentro del penal donde estaba recluido.

La Fiscalía los acusó basándose en el testimonio de un presunto paramilitar que dijo haber presenciado varias reuniones en las que se planeó la muerte de Rivas, porque el locutor había denunciado que la Alcaldía le había cedido parte de la contratación a los ‘paras’. El presunto paramilitar llamado Reyner Enrique Brokate Riveros, de quien luego, investigaciones particulares comprobaron que nunca había sido paramilitar y que además había sido manipulado por un funcionario judicial para que “envainara” a Ardila Torres. Con el tiempo el falso testigo desapareció sin dejar rastro alguno. 

A septiembre de 2013, la Corte Suprema de Justicia no había tomado una decisión definitiva y la Fiscalía inició una investigación por el posible falso testimonio del paramilitar que inculpó a los funcionarios.  

El ex jefe militar del bloque, Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’ admitió su responsabilidad por los crímenes del locutor José Emeterio Rivas y sus acompañantes, dentro del proceso de Justicia y Paz.

DOMICILIARIA

Un Juzgado Especializado de Bucaramanga, mediante Auto fechado el pasado 16 de diciembre, le concedió la prisión domiciliaria a Julio César Ardila Torres, “previa suscripción de diligencia de compromiso y presentar caución equivalente a 1 SMLMV (Salario Mínimo Legal Mensual Vigente), no susceptible de póliza”.

Julio César Ardila Torres fue elegido alcalde de Barrancabermeja en el año 2000, para gobernar la ciudad entre los años 2001 a 2003.

El exalcalde siempre ha negado rotundamente su participación en el crimen y en varias oportunidades apeló ante los tribunales reclamando su inocencia.