La JEP toma medidas cautelares para el cementerio de Aguachica, Cesar

Allí reposan más de 600 cuerpos, la mayoría por muertes violentas.
Cementerios en el Magdalena Medio, también en la mira de la JEP.

Esta alerta ya está dada en municipios como Cimitarra, Barrancabermeja, San Vicente de Chucurí, y Sabana de Torres en el departamento de Santander, y como lo informó este medio, en algunos cementerios del sur del departamento de Cesar, sur de Bolívar, y nordeste de Antioquia.

Hoy, el cementerio de Aguachica, es el escenario de expectativa sobre la posible presencia de cuerpos de personas que fueron víctimas de las masacres perpetradas por grupos paramilitares, como las que la prensa nacional en su momento informó.  

El descubrimiento de nuevas fosas con posibles cuerpos de personas desaparecidas o NN en el cementerio del municipio de Dabeiba (Antioquia), ha abierto la posibilidad de que en otros campos santos se haya registrado la misma modalidad: Sepultar cuerpos de personas que pudieron ser víctimas de los llamados falsos positivos, de grupos paramilitares, inclusive de agrupaciones guerrilleras.

Ante esta expectativa, la Justicia Especial para la Paz -JEP- declaró en varios departamentos medidas cautelares, entre ellas las que cobijan al cementerio de Aguachica.

En este sitio, al parecer la administración municipal ordenó la exhumación de cuerpos en el llamado Cementerio de los Pobres, lo que desató la indignación de familiares de víctimas.

Según lo dicho por el noticiero de televisión CMI, el Ministerio Público, que hace acompañamiento a los familiares de las víctimas que, en la época de la violencia y falsos positivos, una gran cantidad de cuerpos algunos identificados, otros sin identificar, fueron enterrados en ese cementerio.

Familiares de las victimas cuestionaron el procedimiento de la exhumación de centenares de cuerpos sin ningún tipo de acompañamiento, y exigen que se investiguen a los que ordenaron las exhumaciones.

EN SANTANDER

En este departamento, las autoridades que investigan, tienen la sensación que en los cementerios de San Vicente de Chucurí, Cimitarra, Sabana de Torres, y Barrancabermeja, puede estar también, un buen número de cuerpos enterrados, pertenecientes a las víctimas de la violencia desatada a finales del siglo pasado y comienzos del presente.

Sin embargo, en lo que tiene que ver con Barrancabermeja, las evidencias parecen que fueron borradas, luego que el Cementerio Municipal o Central fue removido de su sitio original, para dar paso en 2003 a lo que hoy se llama Parque de la Vida.

El Cementerio Central en su momento fue escenario donde eran sepultadas las víctimas de la violencia armada, ocurridas por la presencia, primero de grupos guerrilleros y después de paramilitares, no solo en esa jurisdicción municipal, sino en otros municipios aledaños, como el Simacota Bajo, Yondó, las zonas limítrofes entre Barrancabermeja y los municipios de San Vicente de Chucurí, Puerto Wilches, Puerto Parra, y Sabana de Torres.