No a la instalación de peajes

La comunidad de Barrancabermeja, liderada por el alcalde Alfonso Eljach Manrique, está en pie de lucha para que no se cristalice la puesta en marcha de peajes sobre la transversal que comunica al puerto petrolero con la ciudad de Bucaramanga.

El alcalde de Barrancabermeja, Alfonso Eljach Manrique, en defensa de los intereses de la comunidad ante el Gobierno Nacional, dialogó con la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI- en la ciudad de Bogotá, con el fin de buscar una salida a la anunciada construcción de peajes sobre la llamada Ruta del Cacao, que afecta a varias comunidades rurales del municipio.

Durante la reunión, Eljach Manrique se mostró su oposición para que se instalen peajes en las vías de acceso al puerto petrolero. Por un lado, el mandatario rechazó la instalación y puesta en funcionamiento del peaje sobre la vía transversal Barrancabermeja-Bucaramanga, pues estará ubicado en jurisdicción del municipio, lo que afectará directamente a los habitantes de los corregimientos La Fortuna, Meseta de San Rafael, e incluso, del corregimiento petrolero El Centro.

Son personas que hacen su tránsito diario, estudiantes, campesinos, pescadores, los ciudadanos que están buscando acceso a salud; que tendrían que pagar un peaje de ida y vuelta, lo cual no corresponde con la libre movilidad que tienen dentro de su propia ciudad y, en su mayoría, ellos no tienen los recursos para hacerlo”, aseguró el alcalde.

NO A CENSO PROPUESTO POR LA ANI

El Alcalde Distrital aseguró que no participará en el censo propuesto por la Agencia Nacional de Infraestructura para los habitantes de los mencionados corregimientos, censo que según la ANI, buscará determinar los usuarios que eventualmente contaría con tarifas diferenciales, pues esto sería legitimar aún más ese proceso, pero dejó claro que esta entidad sí debe tomar las medidas necesarias para que las personas que deben hacer tránsito diario por esta ruta no paguen un solo peso de peaje.

En caso de quedar ubicado uno de los peajes entre los corregimientos La Fortuna y Meseta San Rafael, los afectados serán los pobladores de estos dos corregimientos que utilizan la vía para su desplazamiento hacia la cabecera municipal, para vender sus productos de pancoger, para adquirir los productos necesarios con destino a sus hogares, incluso jóvenes que estudian en los colegios del casco urbano y que son usuarios permanentes de la vía.

ANTE EL MINTRANSPORTE

Port su parte el senador Horacio José Serpa Moncada, anunció que en caso de no hallar solución definitiva en la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI-, a la problemática generada por la instalación de los peajes en la transversal Barrancabermeja-Bucaramanga, el próximo paso será ante el Ministerio de Transporte.

Serpa Moncada acompañó al alcalde Eljach Manrique a adelantar los trámites y diálogos ante la Agencia Nacional de Infraestructura.

DIPUTADOS SE MANIFIESTAN

De otro lado, desde la Asamblea de Santander, también existe rechazo por la presencia de peajes en la vía Barrancabermeja-Bucaramanga.

Los diputados barranqueños Camilo Torres y Emel Arnache Bustamante, elevaron su voz de protesta por lo que consideran un atentado contra la “paupérrima economía de los barranqueños”.

Indican que no están de acuerdo con la construcción de peajes en la transversal, por parte de la concesionaria Ruta del Cacao, pues esto sería atentar contra el bolsillo de quienes a diario están obligados a utilizar la vía para su desplazamiento hacia la cabecera del municipio.

Incluso, Torres y Arnache Bustamante, encabezaron un mitin de protesta realizado el pasado fin de semana, en las casetas ya construidas para convertirse en peaje, entre los corregimientos La Fortuna y Meseta San Rafael.

BUSCAN REGULAR PEAJES

En el Congreso de la República, está pendiente a debatirse el Proyecto de Ley 025, que busca diseñar una regulación mínima que evite abusos al fijar tarifas de peajes.

Según el ponente, el congresista santandereano Fabián Díaz, mediante esta iniciativa que establece que la distancia mínima entre dos peajes sea de 150 kilómetros lineales “se pretende acabar con estafas como las que hay en la carretera entre Cali y Pereira donde existen 5 peajes en apenas 200 kilómetros, o en la vía Barrancabermeja y Bucaramanga donde nos quieren atracar con 6 puntos de recaudo”.

Colombia tiene las vías llenas de huecos y con las tarifas de peajes más costosas de Suramérica, “cada año nos roban casi $4 billones en un negocio que se inventaron para saquear al pueblo”, señaló Díaz.

TARIFAS DIFERENCIALES

Además, se propone que la estructuración tarifaria deberá ser diferencial considerando la condición socioeconómica y nivel de ingresos de los pobladores de la zona afectada por la concesión vial con relación a la de otros usuarios que transitan por la concesión.

Esto significa, que de ser aprobado, los vehículos que transporten productos agropecuarios producidos en el territorio nacional, deberán tener una tarifa de peaje menor o exento. También prohíbe los cambios en la tarifa por calamidad. Los daños en la infraestructura vial por causas naturales no serán causales de aumento de las tarifas cobradas a los usuarios.

Actualmente en Colombia se reportan 132 peajes, de los que 90 se encuentran a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura ANI (vías concesionadas) y 42 a cargo del Instituto Nacional de Vías (vías no concesionadas).

Así mismo, el 80% de las carreteras del país están en un estado que va de malo a regular (el 44 % del total de red vial se encuentra en un estado malo) y sólo el 15% de las carreteras del país están pavimentadas.

Para el congresista santandereano Fabián Díaz, no se trata solo de mejorar el estado vial, sino que el desarrollo del mismo debe impactar de manera positiva a los habitantes de una región. “Nada ganamos al desarrollar una infraestructura vial que no implica desarrollo económico en su entorno de afectación, sino que encarece los precios de vida y producción de las zonas aledañas”, sostuvo.

Entre más peajes instalados en un trayecto, mayor es el costo por kilómetro y hay desproporción entre el número kilómetros y los costos de los peajes en Colombia. Lo que implica además un mayor número de renegociaciones de contratos de concesión, lo que consume capacidad administrativa y burocrática”, agregó el legislador.

Las normas internacionales señalan que cada 110 kilómetros debe haber un peaje; sin embargo, en la transversal Barrancabermeja-Bucaramanga, con solo 120 kilómetros de trayecto, proyectan la construcción de cinco peajes, lo que violaría de tajo las normas establecidas sobre el particular.